Blog de Antonio Gutiérrez

La vida es movimiento, el movimiento es vida

Los ladrones de la salud

Deja un comentario

Los ladrones de la salud

Actitudes, conductas y hábitos que nos roban la salud y los valores

Cuando se habla sobre algún tema que tiene que ver con la salud casi siempre se hace referencia a la vida sana, una buena alimentación, ejercicio, descanso, etc.. y todo ello es cierto, la salud tiene que ver con todas esas áreas de nuestra vida. Pero, con mucha frecuencia se deja de lado otros elementos que son tan importantes como los anteriores para mantener una buena calidad de vida. Personalmente les llamo “los ladrones de la salud”.
Algunos no tienen presencia física, ni tampoco se puede dialogar con ellos, pero son reales, están ahí muy cerca de nosotros, todos los días. Desde que nos levantamos interrumpen en nuestra vida haciéndonos, si les dejamos , perder el equilibrio, perder los valores, la armonía interior, tanto física, psíquica como emocional.
Muchas veces no son perceptibles, como un ladrón entra en nuestra casa, incluso estando dormidos, sustrayendo elementos de valor. Así estos “ladrones de la salud” van, a través de los años, quitándonos valores cuya carencia nos conducirá a la disfunción o a la enfermedad y a romper o hacer menguar nuestras relaciones personales.

Algunos ladrones internos

  • El tiempo perdido: Pareciera que el tiempo se nos va. Cada vez pasa más rápido. ¿Qué hemos hecho durante este año? ¿Se ha aprovechado? ¿Lo he perdido? ¿he aprendido algo? ¿he formado hábitos para mejorar mi salud? No es el tiempo que tenemos sino qué hacemos con ese tiempo.
  • La prisa: Abriendo un poco los ojos podemos observar como la prisa y la impaciencia han hecho mella en la sociedad de hoy, vamos acelerados, queremos obtenerlo todo de forma instantánea, incluido la salud.
  • La posesión: Damos más importancia a lo que tenemos que a lo que somos. Valoramos la vida en relación a las pertenencias. Los valores humanos se deterioran cuando se basan en el materialismo.
  • La presión de las masas: Es importante no perder la identidad personal. Nuestra convicciones ( cambiarlas cuando estamos equivocados) , nuestros valores, nuestra cultura. No se trata de hacer todo lo que los demás hagan. La frase “ ¿Dónde va la gente? Donde va Vicente”, refleja el mover general. Nos sentiremos mejor si mantenemos nuestra identidad. Ciertos actos pueden convertirse en un mover de masas, actuando por compromisos sociales y familiares en los que el centro no es la persona sino el acto social.
  • Recuerdos del pasado: cuando basamos nuestra vida en lo que fue y en lo que podía haber sido nos olvidamos del presente. Hay personas que están atadas a lo que ocurrió ayer, tienen miedo a lo que ocurrirá en un futuro y no disfruta el presente
  • Los comportamientos compulsivos. Algunas fechas del calendario favorecen este tipo de comportamientos. El vacío, la frustración, la impotencia o el dolor puede conducirnos a acciones que intenten llenar al corazón triste: compras, comida, abuso de estimulantes (alcohol).
  • El que dirán: Un ladrón que entra en muchas vidas. Estamos atados a los comentarios de otros, a las posibles críticas, acerca de nosotros y de nuestra vida. Muchas compras se hacen teniendo en cuenta la imagen. Nos preocupa, (no a todos por supuesto), lo que los demás opinan de nosotros.
  • Bulimia “alimentaria” : Comer por comer. La mesa está llena. Un plato sucede a otro. Necesidad de comer por ansiedad. Llenar un vacío emocional a través de la comida. Comer por placer porque no hay otro placeres sanos ¿Habrá otros placeres en la vida?
  • La soledad: Podemos estar rodeados de muchas personas, sin embargo sentirnos solos. No permitamos que la soledad (no deseada) nos conduzca al aislamiento y poco a poco al deterioro social.
  • La incomunicación. En una sociedad en la que predomina la tecnología y también llamada la era de la comunicación, cada vez estamos más incomunicados. Las relaciones humanas, afectivas, cordiales, saludables, etc…, han sido sustituidas, perdiendo el trato cálido, el tacto y la voz.

Podría seguir escribiendo, pero mi intención no es que que leas, sino que reflexiones, ¡sí quieres, por supuesto!Reflexiones acerca de los hurtos o robos que haya podido haber en tu corazón, en tu hogar, en tu familia, en tu trabajo. Quizás algunos “objetos o valores” pudieran ser restaurados. ¿Por qué no te sientas, tomas un papel y bolígrafo y haces un “inventario” de lo que te falta?

Autor: Antonio Gutierrez Fisiocoach

Fisioterapeuta, especializado en Terapias Manuales y Naturales. Posgrados: Dietética y Nutrición, Sofrología Clínica, Master en Educación para la Salud, Master en Psicología y Gestión Familiar,Master en Inteligencia Emocional, Coach de Salud. Experto Universitario en Coaching y Formación Organizacional, NeuroCoach (Neurocoaching & Coaching Insitute ,Diplomado en Neuropsicología Clínica, Autor del Libro Viva el Estrés y de la Serie Emociones y Salud ( 9 libros). Imparte cursos de Gestión y Control de Estrés y Talleres de Crecimiento y Desarrollo Personal en España y Latinoamérica

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s