Blog de Antonio Gutiérrez

La vida es movimiento, el movimiento es vida

La Sabiduría Salomónica

Deja un comentario

Capitulo II del Libro Menos Enfados, + Salud

Los Proverbios: fuente de inspiración para una vida equilibrada. Un capítulo para cada día del mes.

discusión airadaAcudamos a la sabiduría del libro bíblico de Proverbios y a algunos ejemplos vivenciales más para entender la ira en su sentido más amplio y profundo. Descubriremos que no es una forma de comportamiento propio de la sociedad moderna sino que el hombre, desde tiempos ancestrales, gobernado por sus emociones o por su egoísmo (y no por la razón), ha perdido el control de sus actos y se ha dejado llevar por conductas primitivas que le degradan como ser humano y que además, por desgracia, deja fuertes huellas de sufrimiento en los corazones de aquellos que tuvieron la mala suerte de ser blanco de esas malas acciones.

Parémonos en varias citas y tomemos conciencia de la importancia de descargar nuestras tensiones de forma inadecuada.

Estos versículos dan una clara muestra de lo que la ira puede hacer y a su vez también dan soluciones para prevenir las consecuencias. En algunos aparece la palabra ira y en otros hace referencia a uno de los instrumentos de expresión de la misma lengua.

“Mejor es el que tarda en airarse que el fuerte; y el que se enseñorea de su espíritu, que el que toma una ciudad”

¨Tengo a todos mis empleados acongojados, les hago andar bien recto, como un palo, no les deja pasar ni una. A la mínima que se alborotan los pongo en vereda¨,  me decía un paciente haciendo alarde del control que ejercía sobre la gente. Sin embargo, él estaba siendo dominado por un elemento de 15º: el alcohol era su dueño absoluto. Su voluntad para el trabajo, para el control sobre otros era fuerte, sin embargo en su intimidad, cuando nadie le veía, no podía ejercer ese mismo control sobre él. Su vida era una continua amargura.

Este proverbio da más importancia al interior que al exterior, a lo que somos en esencia y no a lo que somos delante de los demás.

Utilizamos muchas veces la ira para controlar a otros, para conquistar, para triunfar, pero seguramente un día u otro aquello que obtuvimos a través de la ira, se derrumbará, habiendo sido nuestra aliada para conseguir ciertos objetivos, finalmente se volverá en contra nuestra, tomará el control y anulará nuestra voluntad. No olvidemos que construir lleva tiempo, esfuerzo y dinero, pero destruir se puede hacer en un instante.

La ira del rey es mensajero de muerte, mas el hombre sabio la evitará. Proverbios 16:14

Íbamos camino a la costa de nuestra preciosa isla (Mallorca), nuestra intención era pasar un agradable día de verano. No teníamos ni la más remota idea de lo que íbamos a presenciar aquel día.

– ¡Antonio, Antonio! –gritó mi esposa– ¡Mira allí!

Giré mis ojos hacia el lugar que me indicaba y pude ver con horror cómo un hombre perseguía a otro con un hacha en la mano y le gritaba:

– Te voy a matar, ca…, que eres un ca… (no se refería a un “ca” que en mallorquín es perro, sino como el lector se puede imaginar hacia referencia al macho cabrío).

Varios coches pararon. Nosotros estábamos a unos cincuenta metros del conflicto. Algunos conductores bajaron para intentar evitar la pelea. Las esposas trataban de retener a sus maridos ante la posibilidad de que aquellos también salieran lastimados:

La tensión era cada vez mayor, hasta que el hombre que tenía el hacha logró alcanzar al otro que le decía:

– ¡¡No hagas eso hombre, que se va a arrepentir, por favor, contrólese!! Por unos segundos, con el hacha en alto, se detuvo. Parecía estar pensando. De repente:

– ¡Hijo de la gran…..(censura)! Te mato, es que te mato! –otra vez empezó la persecución. Menos mal que aquellos segundos le bastaron al amenazado para recuperarse, coger fuerzas y correr hasta distanciarse. Al final se libró de aquel hombre.

No fue agradable contemplar esa escena. Nos produjo un mal sabor de boca, menos mal que en el transcurso del día las preciosas voces de nuestras hijas, sus risas y sus bromas nos hicieron olvidar el mal momento.

Podemos tener títulos nobiliarios, estudios, tener un coeficiente intelectual altísimo, sin embargo ser dominados por la ira y convertirnos en “mensajeros de la muerte”. Alguno pensará: –¡Tampoco es para tanto, yo nunca maté a nadie, ni tampoco empuñé un arma!–. Permítame decirlo, amigo, amiga que todos tenemos algo que podemos convertir en un arma homicida, la lengua, la ¨sin hueso¨. Muchos de nuestros temores y complejos se iniciaron a partir de ciertos comentarios destructivos que salieron de la boca de personas iracundas que no tuvieron en cuenta ni lo que decían (o quizás sí) ni a quien se dirigían.

Posiblemente usted mismo/a haya sido víctima de algunas palabras hirientes. Palabras que afectaron a sus emociones y que si no lo ha superado, le están impidiendo ser una persona libre y poner en marcha todo su potencial .

Personas que durante años estuvieron, y algunas aún están, bloqueadas en sus emociones limitando sus relaciones personales, e incluso no pudiendo desarrollar su profesión con rendimiento. De modo que, por favor, cuidado con sus palabras, con sus enfados y con sus arranques de ira.

 Una última aplicación práctica sobre la ira.

Los hombres escarnecedores ponen la ciudad en llamas, mas los sabios apartarán la ira. Proverbios 29:8

Admiramos o envidiamos a los elocuentes, a los que triunfan, a los que reciben premios por sus logros, a los poderosos, etc.. y sin embargo este texto de más de tres mil años de antigüedad llama sabios a los que tuvieron la gran idea de poner a un lado la ira.

Pues ya ve, querido/a lector/a, si usted aparta la ira será considera “persona sabia”.

¿Ha observado como un pequeño fuego puede producir un gran incendio? ¿Ha vivido usted alguna experiencia de “dijo y direte” que al final no tenía nada que ver con lo que había ocurrido y sin embargo produjo fuertes fricciones entre los implicados?

Escarnecer es sinónimo de ofender, deshonrar, insultar, injuriar, agraviar, humillar, menospreciar, burlar. ¿Ha permitido usted alguna vez que su lengua suelte palabras que contengan alguno o varios de estos cuchillos afilados? Yo sí, a veces por ignorancia, otras por orgullo y otras porque me vi amenazado y le aseguró que ahora que sé lo que les puede ocurrir a las personas que me oyeron y lo que me puede ocurrir a mi en el área de la salud física, mental y emocional, tengo otra actitud. No puedo decir que ya lo haya conseguido, pero estoy caminando en ello.

 

Lea los siguientes versículos y reflexione:

         He aquí nosotros ponemos freno en la boca de los caballos para que nos

obedezcan, y dirigimos así su cuerpo. Mirad también las naves; aunque tan

grandes, y llevadas de impetuosos vientos, son gobernadas con un muy

pequeño timón por donde el que las gobierna quiere. Así también la lengua

es un miembro pequeño, pero se jacta de grandes cosas. He aquí ¡cuán grande

bosque enciende un pequeño fuego! Santiago 3:3-5.

Autor: Antonio Gutierrez Fisiocoach

Fisioterapeuta, especializado en Terapias Manuales y Naturales. Posgrados: Dietética y Nutrición, Sofrología Clínica, Master en Educación para la Salud, Master en Psicología y Gestión Familiar,Master en Inteligencia Emocional, Coach de Salud. Experto Universitario en Coaching y Formación Organizacional, NeuroCoach (Neurocoaching & Coaching Insitute ,Diplomado en Neuropsicología Clínica, Autor del Libro Viva el Estrés y de la Serie Emociones y Salud ( 9 libros). Imparte cursos de Gestión y Control de Estrés y Talleres de Crecimiento y Desarrollo Personal en España y Latinoamérica

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s