Blog de Antonio Gutiérrez

La vida es movimiento, el movimiento es vida


Deja un comentario >

Adolescencia: Pautas de ayuda.

 Reglas de Oro para padres.jovenes

  1.  No le sermonees. Esta es la regla de oro de comunicación con un adolescente, y la más transgredida. No le eches la charla  en el momento de enfado. Madúralo y busca un momento mejor para sacarle la conversación. Siempre al hilo de algo que parezca no tener nada que ver, como una película, un documental, una noticia…
  2. Escúchale atentamente sin interrumpirle todo el rato. Él tiene sus razones y si le escuchas se verá obligado  a hacerlo cuando seas tu quien hable.
  3.  Cuando digas no a una petición suya, arguméntalo y, después, déjale la puerta abierta; “Y por esto, espero que no lo hagas”.Deja la pelota en su tejado, porque, aunque parezca que no, tu opinión sigue siendo un referente para él.
  4. Empatiza con él, ya que el secreto radica en estar informado de lo que le está pasando y del momento que vive. Nunca intentes sacarle información con apelaciones como : “Yo , cuando tenía tu edad…”; ni preguntas cerradas, como : “ ¿Con quién has estado?¿dónde?”. Surte más efecto hablar con él de cosas generales y sacarle poco a poco la información.
  5. Reforzarle siempre funciona. Este método básico de educación es, si cabe, más necesario en esta etapa. Todos los adolescentes tienen algo rescatable. Dile lo bien que se le dan los amigos, lo que estudia, lo guapo que está en momentos determinados…Que vuestra relación sea buena depende de que haya momentos para todo. Incluso dile que le quieres, aunque parezca no gustarle


Deja un comentario

El miedo que nos limita

custom_hand_punch_14136 (2)¿Ha tenido alguna vez el siguiente sueño? : Estar corriendo  mirando hacia atrás, alguien te persigue, te intentan coger. Tú no puedes escapar. Corres, parece que las piernas se mueven, pero no avanzas, como si  patinases sobre el suelo. El que está detrás de ti, parece alcanzarte. Pero… nunca te coges, pero tampoco tú avanzas. No puedes escaparte. Te quedas bloqueado.

El miedo, un sentimiento, una emoción, características de todos los seres vivos. Tener miedo es bueno, es necesario. De no ser así haríamos auténticas locuras. Pero no es bueno cuando el miedo te tiene a ti.

El miedo puede ser un gran ladrón, robarte la salud, la tranquilidad, la calma, el aplomo, la paz.

Son varias las culturas y  medicinas (china, griega, india) que asocian el miedo  a diferentes órganos: riñón  y vejiga, especialmente.

En la práctica se ve. ¿Ha oído la frase: tanto miedo pase que me mojé los pantalones? Podemos verlo también en un perro que recibe un susto: No controla el esfínter y se orina encima.

El miedo constante perjudica nuestra salud a muchos niveles, física, psíquica y emocional. Puede boicotear nuestro el futuro, limitarnos a la hora de hacer algo, frenar todo el potencial que tenemos como seres humanos. El miedo puede conducirnos al abandono, a no hacer nada. Repasemos  por un momento lo que en otras ocasiones hemos visto referente a esos ladrones que entran por nuestras ventanas y nos roban ese bien preciado llamado salud. La impaciencia, las prisas, la comodidad, y ahora el miedo. Son ventanas de nuestra vida, ventanas que dejamos abiertas. Aprendamos a conocer aquellas actitudes, comportamientos que perjudican nuestra salud  y nuestra calidad de vida. Podemos modificarlas y prevenir así enfermedades.

Sigamos con el miedo.

Veamos algunas situaciones de la vida diaria: El miedo al que dirán, el miedo al ridículo, el miedo al fracaso, el miedo al futuro, el miedo a que se descubra el pasado, el miedo a ser heridos, el miedo a lo desconocido, el miedo a hablar en público, etc. ¿ Quién no ha tenido alguna vez uno de estos miedos? Lo que me afecta no es el miedo que yo tenga sino el miedo que me tiene a mí. Me controla, me limita.

¿Recuerda la última experiencia que tuvo con el miedo? Taquicardia, respiración agitada, sudoración en las manos,  tensión en las piernas o en el cuello, mirada desorbitada, rojez en la cara, etc… ¿Le suena algunos de estos síntomas?

Según la frecuencia y la intensidad del miedo  – igual como ocurre con todos los factores desencadenante de estrés -,  nos va a afectar a nuestra salud  y a nuestras relaciones humanas.

Algunas personas viven en un estado continuo de miedo. El miedo nos limita, contrae la musculatura, afecta al aparato urinario, afecta a la digestión. Nos hace desconfiados, nos produce dolores articulares. La persona temerosa tiende a huir siempre. No enfrenta las situaciones. Busca la manera más fácil – aunque no siempre es la más inteligente- para salir de  los conflictos y problemas cotidianos. Sencillamente, los niega, los reprime, los evade. Con actitudes así se convierten en niños o adolescentes que nunca  llegan a crecer. Enfrentarse al miedo les da miedo.

Recuerde la figura del sueño, al inicio de este artículo. Tenemos miedo a aquellas cosas que creemos que pueden suceder, pero, la mayoría de veces no suceden. Mientras tanto hemos perdido en ese proceso el tren de la vida, del disfrute de los detalles. Hemos perdido la ilusión y la esperanza. El miedo es  otra de las  ventanas abiertas a la enfermedad.

No olvide que: “El miedo es un cobarde, cuando te enfrentas a él huye”

Antonio Gutiérrez


Deja un comentario >

Ejercicios para reforzar la musculatura  de la función sexual

relacion pareja2Algunas mujeres experimentan dispareunemia (dolor en las relaciones sexuales)  en su vida sexual. Sin la menor importancia, pero de persistir o intensificarse es causa de preocupación. Este síntoma puede ocurrir al introducir el pene el varón o bien durante el coito o después de éste. Las causas pueden ser muy variadas, desde trastornos pélvicos, disminución de la lubricación vaginal, efectos de fármacos y factores psicológicos (  sentimiento de culpa hacia  el acto sexual, temor al embarazo,  ansiedad) entre otros. Por lo que sería conveniente acudir a su especialista en caso de padecer  este trastorno

 Ejercicios de Fisioterapia para la dispareunemia

A continuación  detallo algunos ejercicios isométricos, los llamados ejercicio de Kegel, que fortalecen ese músculo y permiten tener control voluntario sobre él.

  • Empiece por sentarse en el excusado con las piernas abiertas. Después sin  mover las piernas inicie  e interrumpa el flujo de orina. El músculo pubococígeo  es el que al contraerse regula el flujo de orina.
  • Una vez identificado el músculo en cuestión sométalo a ejercicios con regularidad. Al igual que la mayor parte de los ejercicios isométricos los de Kegel se pueden practicar en cualquier momento; sentada al escritorio, acostada, cuando se encuentran en una fila de espera y especialmente al orinar.
  • Al practicar estos ejercicios, no olvide respirar en forma natural, sin retener el aliento.
  •  Ahora, contraiga periódicamente el músculo citado como lo hizo para interrumpir el flujo urinario, cuente lentamente hasta tres y relájelo.
  • Acto seguido, contraiga y relaje el músculo tan rápidamente como le sea posible, sin usar los músculos abdominales o glúteos.
  • Por último, contraiga lentamente el área vaginal entera. Después puje, usando los músculos abdominales y el pubococígeo. Durante la primera semana repita cada ejercicio diez veces (en cada sesión), realizando cinco sesiones diarias. En cada semana subsecuente agregue cinco repeticiones de  cada ejercicio (aumentando a quince, veinte y así sucesivamente) Continúe realizando cinco sesiones diarias. Advertirá mejoría después de una a dos semanas de práctica.

 


Deja un comentario >

exercising_weights_brain_800_9217Consejos prácticos  para mejorar la memorias de las personas mayores

Cuando hablamos de ejercicio casi siempre lo asociamos al cuerpo, pero no sólo nuestro cuerpo tiene que  estar en movimiento  sino también nuestra mente. La memoria, los pensamientos, los recuerdos deben de ser  ejercitados. Los músculos tienen la capacidad de contraerse, de estirarse, de adaptarse, pero si no se usan se atrofian, perdiendo su función , menguando por tanto nuestra calidad de movimiento. Usemos ese ejemplo para entender el funcionamiento de nuestra memoria. El ejercicio mental  es muy beneficioso.

El Dr. Antonio García Trujillo, neurólogo y director del centro Mente nos propone  en los siguientes párrafos varias formas de  ejercitar nuestra memoria. “La mayoría de los fallos de memoria son el resultado de una falta de atención: las personas mayores necesitan prestar más atención a lo que hacen.

Para mejorar esta atención debemos estar más en lo que hacemos y solo realizamos una actividad cada vez. Nos podemos ayudar describiendo los pasos de cada actividad; Ejemplo: voy a la habitación a buscar las gafas, saco mis llaves, abro la puerta y las dejo como siempre en el llavero de la pared.- Nunca cambie el orden de las cosas.

Mejoremos nuestra organización mediante un calendario (o agenda) donde anotaremos y vigilaremos diariamente nuestra programación, una libreta de bolsillo donde iremos anotando todo lo que no cabe en nuestra memoria (nos esforzaremos antes de consultarla) y un reloj avisador para controlar mejor el tiempo (ya sea de apagar el fuego de la cocina o de tomar un fármaco).

Las imágenes nos ayudan a recordar: cuando rememoramos acontecimientos del pasado solemos hacerlo a través de imágenes o escenas, por ello ejercitando la descripción de objetos por ejemplo con los ojos cerrados describir los objetos de una habitación y describir situaciones como si fueran películas (ejemplo: contarse todo lo que hizo ayer, describir situaciones a los familiares, etc…) Siempre añadiendo el máximo de detalles para que la imagen sea lo más clara posible.

Para recordar  los nombres que con tanta facilidad se olvidan, relacionar el nombre con otros datos, como puede ser asociado al de un conocido o famoso;

Ejemplo: Felipe como el príncipe o Pedro como mi vecino, con sus rasgos faciales. Ejemplo: Pedro es calvo, con su profesión, etc.Puede ser útil recorrer el alfabeto iniciando por nombres que empiecen con la “A” y seguir así con el resto de las letras del abecedario. Para no perder el hilo de la conversación debemos participar activamente dejando de lado nuestras preocupaciones: Preocuparnos más por los que nos rodean y mantenernos informados”.

Algo importante, no espera a llegar a la vejez para practicar estos ejercicios. Hoy, ahora, es el momento para ejercitarla y mañana disfrutar de los beneficios de una buena memoria.

 

 


Deja un comentario >

“Charcos y agua estancada”

La vida sedentaria y la inmovilidad como causas de enfermedad

¿Cuántas campañas serán necesarias para prevenir la enfermedad?¿ Cuánto dinero habrá que invertir para mejorar la calidad de vida de nuestra sociedad? No tanto como el que  habrá que utilizar para curar o aliviar las múltiples enfermedades que podría haberse evitado con una buena inversión en educación para la salud. Cuando se trata  de invertir en inmuebles e incluso  en producción, nos animamos pensando en los beneficios que vamos a obtener, ya sea a corto o a largo plazo. Otra cosa es la salud. Grandes empresas invierten en conseguir ciertos productos que contribuyan a tratar ciertas enfermedades. Pero pocas son las que  buscan la manera de evitar su aparición ¿?

Desde este blog  qcharco1uisiera  invitar a los lectores a pequeñas reflexiones. Muchas de nuestras dolencias, disfunciones orgánicas y enfermedades han hecho su aparición de forma lenta. Podríamos decir gota a gota, sin olvidar que a veces aparece alguna tormenta  en nuestra vida de forma accidentada. Pero por lo general las cosas suceden por dejadez, por desconocimiento o por desmotivación (las tres “Des” de los fracasos). Vemos un ejemplo práctico en un charco o un lugar en donde el agua está estancada: lugar de gérmenes, lugar de humedades, agua no bebible. Y todo por estar parada. Comparemos esto con un cuerpo, sedentario, estancado, inmóvil o por lo menos con poca actividad.

Traigamos a nuestra memoria la cantidad de ancianos que enferman a partir de la disminución de la actividad. Aquellos que, por diferentes motivos (embolias, parálisis, o falta de alguien para atender), dejan de salir a dar su paseo postrándose en un sillón o cama. Son “caldos de cultivo” para la aparición de infecciones: catarros, neumonía, infecciones de vías urinarias, úlceras por estar encamados. Recordemos a aquellos adultos que sufren colesterol o ácido úrico, cálculos biliares o renales. Enfermedades que son causadas, además de otros motivos, por un enlentecimiento de la actividad metabólica. A igual que la obesidad, los dolores articulares por sobrecargas, la hipertensión arterial, muchas de las cardiopatías, etc. Podríamos nombrar un sinfín  de enfermedades que sería posible evitar solamente con un poco más de movimiento y actividad. Se utilizan mucho el término “tiene una enfermedad crónica”. Bien, pero me pregunto, ¿antes de ser crónica fue aguda? Era el momento  de educar y hacer lo posible para que no se convirtiese en crónica, pero más importante era haber educado para que ni siquiera fuera “aguda”.

 

Donde hay estancamiento hay filtración. Una terraza en la que no se drena bien el agua trae complicaciones a las personas que viven debajo. Y así ocurre con nuestro organismo.

No solo disminuiríamos el coste sanitario sino que además evitaríamos males mayores y mejoraríamos nuestra calidad de vida. Un programa que animase a las personas a moverse, a estar activas, contribuiría enormemente a construir una sociedad sana, cierto que algunas economías  interesadas alrededor de la enfermedad  también dejarían de “moverse”. Cada persona es responsable de lo que le corresponde hacer a ella. Si todos pusiéramos de nuestra parte de seguro que podríamos hablar de “sociedad del bienestar”. De no ser así tendremos que hablar de “suciedad para no estar-bien”, porque un charco, un lugar de agua estancada llega a ser agua sucia. Ahí queda eso.

Antonio Gutiérrez

 


Deja un comentario >

Lgiving_hug_pc_800_3332 (1)as personas que han recibido caricias son  más estables emocionalmente y se recuperan mejor

La medicina como otras muchas ciencias está en continua evolución, la investigación de nuevos productos para la salud, la utilización de los principios activos de las plantas medicinales, las nuevas tecnológicas, etc.. crecen y se desarrollan a un ritmo vertiginoso. Muchas vidas han sido salvadas gracias a estos adelantos. Pero ninguna de estas sustancias puede sustituir otra “sustancia” con un tremendo valor terapéutico  que poco a poco hemos ido dejando a un lado, ya sea por distorsión social, por complejos , por miedos o simplemente porque no se le ha dado toda la importancia que debe tener.

Nada más nacer recibimos de nuestra madre ese calor, ese cariño amoroso desprendido por las manos, por la piel, por todos sus poros. El dulce sonido de su corazón nos transmite tranquilidad.  Estamos hablando del tacto.

Tocar, acariciar, puede comunicar más amor en cinco  segundos que las palabras en cinco minutos. Abrazar a alguien que haya pasado un mal  día puede tener un efecto consolador o de apoyo, siendo en ocasiones más eficaz que muchas palabras bonitas. Saludar a alguien estrechándole la mano con calidez, con sinceridad, no apretujándole,  está diciéndole “estoy contigo, adelante, ánimo”.

Nuestra cultura ha ido desplazando el tacto afectivo, cariñoso, relevándolo por el toque sexual, no teniendo  nada que ver uno con el otro. La “visión” del abrazo entre dos amigos puede ser mal interpretada, los propios padres dejan de acariciar a sus hijas adolescentes, los familiares cuanto más mayores se hacen van dejando aparte esa expresión corporal de nuestro interior.  Tocar, considerado en muchas ocasiones como tabú , tiene un gran efecto en nuestras emociones, en nuestra sensibilidad , en el desarrollo de  nuestra personalidad  y en nuestra salud.

Podemos comprobar que al acercarnos a alguien, invadir su espacio personal, suelen retroceder para no  ser tocados. Si intentas tocar su hombro de forma cariñosa puede ser mal interpretado y mucho más dependiendo del sexo.  Nuestro cuerpo, nuestras postura, nuestra cara, nuestro andar, nuestro hablar, expresan lo que somos, y la forma de tocar no se queda atrás. Tocar forma parte de la vida, los animales lo hacen con gran ternura, se acarician, con lo que pueden y tienen, sin ir más allá de una expresión afectiva. Nosotros los humanos, dejamos la práctica porque nos cuenta diferenciar entre los que es cariño, afectividad, expresión y lo que es el toque erótico o en la práctica de la sexualidad.

Existen interesantes estudios  que revelan que  los niños de hogares con padres cariñosos, y que los tocan, presentan un aspecto y actúan de una forma diferente que los que rara vez son acariciados. Las personas, así como los animales, se sienten mejor respecto a sí mismas, son menos hostiles y más abiertas.

La mayoría de investigadores, antropólogos y psicólogos están de acuerdo en que, en vista  de las restricciones del tacto y, del comportamiento en nuestra cultura  casi ninguna persona recibe la estimulación táctil adecuada y el contacto cariñoso.

Respecto a la salud, a la recuperación de  enfermedades u operaciones hay una notable diferencia entre aquellos pacientes que recibieron por parte de sus familiares y del personal sanitarios caricias en su manos, en su cara  o  en sus hombros, y  aquellos que  sólo recibieron un atención técnica o con fármacos.

Pongamos una dosis de cariño táctil en los que nos rodean y podremos observar auténticos cambios en su conducta.


Deja un comentario >

  

IMG_0434 Un buen programa retrasa el proceso de la osteoporosis y mejora el estado general de la persona mayor

Cuando acude al gimnasio una persona mayor con problemas de osteoporosis, frecuentemente mujer, se plantea un pequeño dilema: lo más conveniente es lo que menos gusta al cliente y conlleva cierto riesgo para el monitor, que debemos asumir si de verdad nos implicamos en procurarle el máximo beneficio.

   Siempre dependiendo del  grado evolutivo, ya que en la osteoporosis es mas exitoso y eficaz prevenirlo que curarlo o reducirlo, lo primero que tomaremos en consideración es,  una nutrición  equilibrada con abundancia de calcio  y luego un buen plan de ejercicio físico con una rutina de fuerza con resistencias y  disminuir el café, tabaco, alcohol y sedentarismo.

   El cuerpo que está casi siempre en reposo, se acostumbra a funcionar gastando los mínimos básales , así a menos músculo, menos ejercicio, dejando los sistemas cárdio-respiratorio, circulatorio, metabólico, óseo y muscular reducidos a la mínima expresión y solo se abastecen las necesidades vitales.

   Hay que tener en cuenta que el metabolismo del tejido óseo , incluyendo la asimilación de minerales, es estimulado en gran parte por las tracciones importantes que experimenta, o sea,  el hueso por falta de movimiento pierde densidad mineral y calcio, dando lugar a una fase preliminar a la osteoporosis llamada  osteopenia.

    Está demostrado,  que el entrenamiento físico con intensidad moderada, tres o cuatro veces a la  semana de forma continuada, provoca ganancia ósea, beneficio equivalente a la importancia de la carga,  o por lo menos frena la perdida si la actividad es suave. Los más indicados son los ejercicios de fuerza, a ser posible con máquinas, pues se pueden regular y controlar mejor, aunque también se puede emplear el propio cuerpo o pesos libres.

   Los beneficios del ejercicio afectan localmente, o sea sobre los huesos implicados en el trabajo y tener muy presente que cuanto mas carga se levanta al año, más beneficio óseo.

    Se deben realizar unas tres series de seis a doce repeticiones con el 80% del máximo peso levantado. Trabajar como mínimo tres o cuatro días ,las rutinas lo más completas posible, procurando dos o tres ejercicios por cada grupo muscular grande, con mayor incidencia en los ejercicios de piernas, cadera y columna baja.

   Sé que lo dicho rompe un poco con la prescripción generalizada de aconsejar actividad física suave que se suele aplicar a la gente mayor y  que esta recibe con más agrado, pero según los últimos estudios realizados sobre el tema, está demostrado que es más conveniente un tipo de ejercicio controladamente más agresivo, y pensar que la natación y el andar , aunque beneficien muchas otras cosas, tienen muy poca incidencia en ganar o evitar perdida ósea