Blog de Antonio Gutiérrez

La vida es movimiento, el movimiento es vida


Deja un comentario >

Nuestro estado de ánimo es una poderosa herramienta para modificar los ambientes. Intente sonreír y verá lo que ocurre a su alrededor. Ponga mala cara, enfádese, grite con frecuencia y observé el comportamiento  de las personas que le rodean. Hágase una pregunta: ¿ Atraigo a las personas o produzco rechazo? Piénselo.

Hay personas que tiene mejor humor que otros, en algunos en innatos, otros tiene que desarrollarlo. Hemos visto, según el diccionario, que es una disposición, una actitud, que puede ser habitual o pasajera. Podemos hacer “hábito” cuando lo utilizamos frecuentemente.

Reírse es una función biológica necesaria que ayuda a mantener el bienestar total y físico. Además, “el mal humor baja las defensas y es un caldo de cultivo para que acampen a sus anchas todo tipo de virus y bacterias”

¿Qué es el humor?

El diccionario español lo define como:

a) “Cualquiera de los líquidos del cuerpo” Hipócrates ya hacía referencia a los humores del cuerpo. Diviediéndolos en  humor rojo(sangre), negro (bilis negra- melancolía), amarillo ( bilis amarilla-colérico), flema ( flemático- lento) . Según “predominaba” el líquido, el humor así era la persona. ¡ Muy interesante!

b) Disposición de ánimo habitual o pasajera.

c) Cualidad consistente en saber descubrir y mostrar los aspectos cómicos y ridículos de personas o situaciones

 

Beneficios de la risa

Científicos de EEUU han ubicado el sentido del humor en una zona del cerebro. Según el psiquiatra estadounidense William Fry, cinco minutos de risa equivalen a 45 minutos de ejercicio ligero. Vamos, que troncharse a carcajadas es fuente de salud: ayuda a la circulación de la sangre, da un masaje vibratorio a todo el cuerpo, aleja temores, aumenta la capacidad pulmonar, elimina toxinas, potencia el sistema inmunológico… Recientemente, un equipo de investigadores de la Universidad de California ha ido más allá. Acaban de descubrir el lugar donde se localiza el sentido del humor: una zona del cerebro -de dos centímetros cuadrados- basta para hacer desternillarse al tipo más serio.

 

La risa puede utilizarse como medicina para algunos males del cuerpo y del alma, tanto es así que muchos hospitales de Europa Central tienen en sus plantillas grupos de payasos.

 

Beneficios físicos. Las virtudes de la risa son muy claras y todos los especialistas coinciden: hace que se mueva el diafragma, aumenta la capacidad pulmonar mejorando la respiración, fortalece el corazón, facilita las digestiones al hacer vibrar el hígado y demás vísceras, baja la hipertensión aumentando el riego sanguíneo, tonifica los músculos…Una buena carcajada produce el movimiento de 400 músculos del cuerpo, si tenemos en cuenta que la vida es movimiento y que el movimiento engendra vida, podemos entender que las funciones de todo nuestro organismo se verán beneficiadas por la risa.

La risa previene el infarto, porque el buen humor aumenta la hemoglobina, y la sobreoxigenación celular que se produce al reír, elimina las ojeras y el aspecto cansado de la piel. Y por si fuera poco, la risa es una terapia muy eficaz para retrasar el envejecimiento del rostro, ya que al reír se mueven 15 músculos de la cara, “todo un lifting para la piel”.

 

Aspectos psicológicos. Según los estudios de José Elías, uno de los mayores expertos españoles en la materia, un minuto de risa diario equivale a 45 minutos de relajación. Dice: «Reírse incrementa la autoestima y la confianza en personas deprimidas, supone un refuerzo inmunológico, corta los pensamientos negativos (ya que no podemos reír y pensar al mismo tiempo) elimina el miedo y ayuda a minimizar los problemas; reír antes de acostarse fatiga el cuerpo y combate el insomnio”. Con las preocupaciones y angustias  la gente se olvida de sonreír. Esto provoca una bajada de defensas por acumulación de emociones negativas. Siempre es bueno expresar las emociones, pero si se trata de una sonora carcajada, mucho mejor. Los especialistas aseguran que cada vez que reímos nuestro cerebro libera endorfinas, unas hormonas que detienen el dolor y nos llenan de optimismo y ganas de vivir.

 

Relaciones sociales. La mejor arma es la risa; lo saben los esquimales. Frente a los duelos de pistolas, los moradores de Groenlandia preferían los duelos de ridículo. Ante la tribu, los dos contendientes, frente a frente, se insultaban y ridiculizaban. Las carcajadas de los asistentes señalaban al vencedor: el humillado se tomaba la cuestión tan en serio que a veces prefería el exilio a que cada día continuasen riéndose. Duelos a un lado, reírse ayuda a desinhibirse, aleja la timidez y facilita la comunicación social

 

Endorfinas y adrenalina. Muchas son las sustancias que se liberan y las buenas consecuencias que se derivan. En primer lugar, las endorfinas, una especie de morfinas segregadas por el cerebro, con altos poderes analgésicos y que, por lo tanto, mitigan el dolor. En segundo lugar, la adrenalina, un componente que en buena medida potencia la creatividad y la imaginación. La risa, además, libera dopamina (que mejora el estado de ánimo) y serotonina (que posee efectos calmantes).

Risa, edad y conducta

Los niños ríen, como promedio una 300-400 veces al día, en la medida que nos hacemos “adultos”, diminuye la frecuencia, entre 10 a 100. Pareciera que las situaciones diarias, el estrés, las tensiones, desilusiones, etc… hacen menguar nuestra capacidad de reír.  Las personas que ríen con frecuencias saben sobrellevar mejor las situaciones. La risa y un buen facilita las relaciones. Un malhumor limita nuestras relaciones. Nuestra risa, el buen sentido del humor, nos puede servir como indicador de nuestro estado

 

                         ¿Cuándo fue la última vez que rió  ha gusto?

humor glandula

A través de  la activación de un complejo sistema endocrino-neurológico nuestro cuerpo va a presentar diferentes respuestas según esté nuestro estado de ánimo. ¿Quién no ha experimentado un dolor de cabeza o una subida de tensión después de un enfado? No pasa nada por un momento de tensión o de malhumor, sin embargo un estado continuo o que permanece durante largos periodos de tiempo sí pueden alterar las funciones orgánicas. Veamos algunas:

  • Una mayor coagulación de la sangre, lo que  aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares ( infartos, embolias, trombosis)
  • Un mayor peristaltismo intestinal ( en algunos casos es al revés), lo que conducirá a diarreas o estreñimiento.
  • Las glándulas secretoras del ácido clorhídrico  del estómago aumentarán su función con la ya consabida  gastritis o, con el tiempo, úlcera de estómago
  • 4)Disminución del riego sanguíneo cerebral por la tensión muscular, con la manifestación de dolores de cabeza, e incluso disminución de la visión, afonías o dolores de garganta.
  • Cambios conductuales y de relación. La persona con un actitud continua de malhumor suele quedarse sola
  • Disminución de la concentración, de la agilidad mental y de la capacidad de raciocinio.

 


Deja un comentario >

Pensar antes de hablar

“Si lo sé me hubiera callado”, “no pensé lo que estaba diciendo”, “estaba tan enfadado que no medí mis palabras”… frases en boca de aquellos que se dieron cuenta más tarde de lo que habían dicho o hecho.

¡Y es que diez segundos pueden bastar para tomar consciencia! Diez segundos pueden evitar una discusión, una acción inadecuada, una respuesta inapropiada. La asertividad tiene que ver también con esos “diez segundos”. La capacidad o habilidad de poder expresar, sin ofender, sin dañar a otros. Saber cuándo, cómo, con quién, o dónde hablar, forma parte de la inteligencia emocional.  Este vídeo de menos de tres minutos te ayudará a tomar más conciencia ( darte cuenta), para luego pasar a la acción (tener en cuenta).  http://youtu.be/y-jaq5OZpjk


Deja un comentario

Seguimos educando

La fuerza de las palabras¡Seguimos educando!

Aquellos que se dedican al mundo de la salud  y de la educación (sanitarios, maestros, educadores de calle, pedagogos,etc.) tienen claro  ( o deberían tenerlo) la importancia de la divulgación y aprendizaje. Si queremos construir una sociedad sana, hay que levantar columnas para edificarla, bases sólidas, estructuras firmes. Y, por supuesto, dando pasos con propósitos claros. Muchos tuvieron ideas, otros las sacaron de sus mentes y las plasmaron sobre papel. Otros leyeron en papel reconocieron su valor y… ¡ahí se quedaron! Es necesario pues pasar a la acción. Acción, no puntual sino duradera, estable en el tiempo, con compromiso, fortalecidos por la motivación y el apoyo. En esa línea seguimos y en esta ocasión con actividades de finde saludable y otras de aulas de aulas de salud ¡Seguimos educando!