Blog de Antonio Gutiérrez

La vida es movimiento, el movimiento es vida


Deja un comentario >

Agradecimiento

Agradecimiento por la confianza, fidelidad y compromiso con la salud

Ten presente hacia donde vas sin olvidar de donde vienes. Una frase que tengo siempre en mente. Palabraaniversarios que me ayudan a avanzar sin olvidar el lugar de donde vengo. Evocar los inicios me genera una actitud de agradecimiento. Agradecimiento hacia aquellos que fueron claves en mi desarrollo, agradecimiento por los tiempos vividos y agradecimiento por lo aprendido en los momentos difíciles.

Mis primeras pisadas en el camino hacia el Hospital de San Juan de Dios en Palma de Mallorca fueron hechas en agosto de 1977. Este próximo año,  2017 se cumplirán  cuarenta años. ¡Cómo transcurre el tiempo!

Cuarenta años desde que empecé a aprender el arte y la ciencia de los cuidados de personas que necesitaban atención sanitaria. 1982 fue el comienzo de mi actividad como fisioterapeuta en mi propia clínica, al mismo tiempo que la ejercía en el hospital, cuna de mi vocación y aprendizaje. Un nombre resuena en mi corazón, una persona cuyo testimonio fue y sigue siendo faro para mis acciones, ejemplo de actitudes y servicio: José María Muñoz-Alcón  hermano de la orden de San Juan de Dios, en aquel momento prior en la comunidad de Mallorca.

Gran parte de quien soy y de lo que hago se lo debo a él, quien me abrió las puertas, amplió mi visión, reforzó mi vocación y me brindó la oportunidad para construir las primeras columnas para mi el desarrollo de mi profesión.

Agradecimiento también a todas aquellas personas que confiaron en mis manos como instrumento de salud y en mi persona para acompañarles en sus procesos de recuperación.

He tenido el privilegio de poder tratar a tres generaciones. Aquellos que acudieron a consulta con treinta y cinco años, hoy ya son abuelos. Sus hijos y sus nietos, siguen los hábitos saludables  aprendidos en las consultas. Me genera gran satisfacción.

Mi agradecimiento a las miles de personas que han acudido a las aulas de salud y a los talleres, con hambre de aprendizaje, en búsqueda de herramientas  que pudieran ayudarles a mejorar su calidad de vida.

Cuarenta años dedicados a la salud, formación y educación. El campo mi primera escuela. La vida, el campo de entrenamiento. Los frutos, la salud de mis pacientes. Gracias por vuestra confianza,  fidelidad y compromiso.

 


Deja un comentario >

Adolescencia: Pautas de ayuda.

 Reglas de Oro para padres.jovenes

  1.  No le sermonees. Esta es la regla de oro de comunicación con un adolescente, y la más transgredida. No le eches la charla  en el momento de enfado. Madúralo y busca un momento mejor para sacarle la conversación. Siempre al hilo de algo que parezca no tener nada que ver, como una película, un documental, una noticia…
  2. Escúchale atentamente sin interrumpirle todo el rato. Él tiene sus razones y si le escuchas se verá obligado  a hacerlo cuando seas tu quien hable.
  3.  Cuando digas no a una petición suya, arguméntalo y, después, déjale la puerta abierta; “Y por esto, espero que no lo hagas”.Deja la pelota en su tejado, porque, aunque parezca que no, tu opinión sigue siendo un referente para él.
  4. Empatiza con él, ya que el secreto radica en estar informado de lo que le está pasando y del momento que vive. Nunca intentes sacarle información con apelaciones como : “Yo , cuando tenía tu edad…”; ni preguntas cerradas, como : “ ¿Con quién has estado?¿dónde?”. Surte más efecto hablar con él de cosas generales y sacarle poco a poco la información.
  5. Reforzarle siempre funciona. Este método básico de educación es, si cabe, más necesario en esta etapa. Todos los adolescentes tienen algo rescatable. Dile lo bien que se le dan los amigos, lo que estudia, lo guapo que está en momentos determinados…Que vuestra relación sea buena depende de que haya momentos para todo. Incluso dile que le quieres, aunque parezca no gustarle


Deja un comentario >

Lgiving_hug_pc_800_3332 (1)as personas que han recibido caricias son  más estables emocionalmente y se recuperan mejor

La medicina como otras muchas ciencias está en continua evolución, la investigación de nuevos productos para la salud, la utilización de los principios activos de las plantas medicinales, las nuevas tecnológicas, etc.. crecen y se desarrollan a un ritmo vertiginoso. Muchas vidas han sido salvadas gracias a estos adelantos. Pero ninguna de estas sustancias puede sustituir otra “sustancia” con un tremendo valor terapéutico  que poco a poco hemos ido dejando a un lado, ya sea por distorsión social, por complejos , por miedos o simplemente porque no se le ha dado toda la importancia que debe tener.

Nada más nacer recibimos de nuestra madre ese calor, ese cariño amoroso desprendido por las manos, por la piel, por todos sus poros. El dulce sonido de su corazón nos transmite tranquilidad.  Estamos hablando del tacto.

Tocar, acariciar, puede comunicar más amor en cinco  segundos que las palabras en cinco minutos. Abrazar a alguien que haya pasado un mal  día puede tener un efecto consolador o de apoyo, siendo en ocasiones más eficaz que muchas palabras bonitas. Saludar a alguien estrechándole la mano con calidez, con sinceridad, no apretujándole,  está diciéndole “estoy contigo, adelante, ánimo”.

Nuestra cultura ha ido desplazando el tacto afectivo, cariñoso, relevándolo por el toque sexual, no teniendo  nada que ver uno con el otro. La “visión” del abrazo entre dos amigos puede ser mal interpretada, los propios padres dejan de acariciar a sus hijas adolescentes, los familiares cuanto más mayores se hacen van dejando aparte esa expresión corporal de nuestro interior.  Tocar, considerado en muchas ocasiones como tabú , tiene un gran efecto en nuestras emociones, en nuestra sensibilidad , en el desarrollo de  nuestra personalidad  y en nuestra salud.

Podemos comprobar que al acercarnos a alguien, invadir su espacio personal, suelen retroceder para no  ser tocados. Si intentas tocar su hombro de forma cariñosa puede ser mal interpretado y mucho más dependiendo del sexo.  Nuestro cuerpo, nuestras postura, nuestra cara, nuestro andar, nuestro hablar, expresan lo que somos, y la forma de tocar no se queda atrás. Tocar forma parte de la vida, los animales lo hacen con gran ternura, se acarician, con lo que pueden y tienen, sin ir más allá de una expresión afectiva. Nosotros los humanos, dejamos la práctica porque nos cuenta diferenciar entre los que es cariño, afectividad, expresión y lo que es el toque erótico o en la práctica de la sexualidad.

Existen interesantes estudios  que revelan que  los niños de hogares con padres cariñosos, y que los tocan, presentan un aspecto y actúan de una forma diferente que los que rara vez son acariciados. Las personas, así como los animales, se sienten mejor respecto a sí mismas, son menos hostiles y más abiertas.

La mayoría de investigadores, antropólogos y psicólogos están de acuerdo en que, en vista  de las restricciones del tacto y, del comportamiento en nuestra cultura  casi ninguna persona recibe la estimulación táctil adecuada y el contacto cariñoso.

Respecto a la salud, a la recuperación de  enfermedades u operaciones hay una notable diferencia entre aquellos pacientes que recibieron por parte de sus familiares y del personal sanitarios caricias en su manos, en su cara  o  en sus hombros, y  aquellos que  sólo recibieron un atención técnica o con fármacos.

Pongamos una dosis de cariño táctil en los que nos rodean y podremos observar auténticos cambios en su conducta.


Deja un comentario >

graficoHay cierto “color” que incomoda a más de uno. Una llamada del banco nos recuerda que hemos sobrepasado  nuestro saldo. A partir de ese momento los intereses por estar “en descubierto”  van a ir en aumento. Alguna compra fuera de tiempo, algún capricho o quizás una necesidad creada ha acabado con nuestro saldo. Los números rojos hacen su aparición. Pudiendo superar el precio que hemos pagado por  el objeto comprado, si no solventamos a tiempo la situación.

Nuestro cuerpo nos da mucho crédito durante años. Su maquinaria es casi perfecta. Su sistema informático, el más avanzado. No superado hasta hoy por ninguna  ingeniería avanzada. Le exigimos cuando trasnochamos demasiado, abusamos de él castigando el hígado o los riñones (bebidas alcohólicas, estimulantes, exceso en la alimentación), etc.. También cuando damos rienda sueltas a las emociones negativas: rencores, odio, envidias, celos.

El cuerpo nos avisa para decirnos que estamos acabando el saldo.. Podemos traducir sus avisos por números rojos: ¡Alerta! Tu economía está tocando fondo.

Cada síntoma ( dolor de cabeza, trastornos digestivos, tensiones musculares, insomnio, etc…) es una señal de que algo está pasando en nuestro organismo.

¿ Echar a la papelera  la carta del banco que le notifica sus números rojos le solucionaría el problema? Sin embargo lo hacemos con la salud. No prestamos atención a los números rojos. Hacemos caso omiso de sus cartas y continuamos con los mismos hábitos negativos que nos hacen menguar la salud.

Algunos tienen la costumbre de pedir prestamos para quitar los números rojos. Números que se han ido sumando poco a poco. Pregunto: ¿ Si no pudieron pagar  esas cantidades mínimas como van a pagar un préstamo mayor? Digo, yo.

Durante largos periodos de tiempo descuidamos nuestra salud. Luego, de repente nos da la neura de apuntarnos a un gimnasio. Incluso a varias actividades  al  mismo tiempo para aprovechar la cuota que uno paga. Con el consiguiente riesgo de sobrecarga muscular y agotamiento, tanto por la falta de adaptación como por el exceso de ejercicio en un cuerpo que no está acostumbrado. ¿Cuánto tiempo dura esa euforia? Aproximadamente el 65%  de los que se apuntan a un gimnasio lo dejan antes de  cuatro meses.

La mejor inversión es  el ahorro constante. Gastar menos, usarlo con inteligencia, no derrochando en aquellas cosas superfluas de las que  no tenemos realmente una necesidad.

En la salud igual: cuidarse el día a día, no exigirle  al cuerpo más de lo que tiene, conocer su lenguaje para entender cómo se encuentra. Escuchar sus llamadas de auxilios para ponernos en marcha, buscando soluciones. No nos conformemos en pedir prestamos, especialmente cuando están muy altos. Puede que el precio que usted pague por no cuidarse sea más caro que el que tendría que pagar para no perder la salud.

Sea buen economista..


Deja un comentario >

figura8Huellas en el camino de la vida. En algún momento de nuestra vida encontramos huellas. En otros, las huellas nos encuentran a nosotros.

Las  huellas que un amigo dejó, quizás un padre o una madre, quizás un hijo, quizás el amor de nuestra vida. Huellas de seres queridos que decidieron amar, entregarse, e incluso negarse a sí mismo  para mostrar su amor.

En nuestro andar diario encontraremos personas, o quizás solo sus huellas, que influenciaron en nosotros. Su forma de ser, su trato, su empatía, o simplemente su sonrisa.

Huellas que nos sirven de modelo y nos ayudan a seguir caminando.  Huellas, algunas profundas, otras superficiales, pero al fin y al cabo huellas que nos recuerdan su paso.

Alguien dejó  sus huellas, huellas para ti,  labradas con  esfuerzo, regadas con  ilusión, trabajadas con lágrimas y sacrificio,  adornadas con risas,  perfumadas con palabras de aliento. Huellas de ternura, de cariño .

Huellas, algunas silenciosas, como si no estuvieran, como si no pisaran. Sin ruidos, pero influyentes. Sin alardes pero presentes. Dándonos cuenta de cómo nos  influyen, solo cuando no están. Su ausencia, nos recuerda su presencia

Huellas que ni siquiera sabemos de quién son. Anónimas,  sin identificación y sin embargo  nos ayudaron desde el silencio, la distancia o la cercanía.

Huellas de personas que  parecieran estar solo de paso, pero que se quedaron para siempre.

Huellas de personas que dejaron la herencia del amor, la frescura del afecto, el sonido de la paz, un abrazo tierno,  una mirada de esperanza.

Huellas cercanas que nos invitan a alejarnos, huellas lejanas que nos recuerdan que están ahí, para seguir marcando camino.

Huellas, algunas marcadas sobre la arena y que  son borradas por las olas del mar, otras impregnadas en el alma que ni los vientos ni las tempestades podrán borrar.

Huellas que se descubren al disiparse las nubes depositadas sobre lagunas en las montañas. Huellas que siempre estuvieron sin ser vistas.

Hay palabras que dejan Huella. Palabras que al igual que el perfume que brota de la flor más bella, impactan  el ambiente y  dan sentido a la vida.

Todas esas Huellas, forman parte de nuestra vida.

Huella, amiga y compañera de caminos, mi agradecimiento por tu presencia. Por tu caminar delante de mí,  por tu andar a mi lado, habiendo escuchado mi voz sin palabras, mis  anhelos  y deseos , habiendo sido por ti confortado hoy me siento emocionado.

Huella, dejaste Huella, gracias.

 


Deja un comentario >

10 Pautas para mejorar la salud

Hay que buscar  tiempo para la salud

 

En los últimos días de  2014 y en las primeras semanas de 2015 , las agendas, dietarios y demás  estarán repletos  de los proyectos para el  nuevo año. Entre los cuales estará, como es obvio y está de moda, “cuidarme más, comer  mejor y hacer ejercicio”, amén de crear hábitos buenos y propósito de acabar aquello que dejamos  pendiente el año anterior.

A algunos lo2015_red_blocks_angled_800_10403s “reyes” les han traído zapatillas, chandals y otros elementos  de deporte para estimularnos. Haremos un programa para cada día de la semana, compraremos un reloj con sonido más fuerte para no tener la excusa de   -no lo oí -.

“ Quiero empezar el año con  buen pie”, “este año va a ser significativo para mí”, “he  decidido que ha partir de ahora me cuidaré más”, son frases que se pueden oír con frecuencia en aquellas personas  que  quieren mejorar – como la mayoría, supongo-.

Pero no todos saben qué hacer, por ello quisiera desde estas saludables letras ayudarle a  crear ciertos hábitos, hábitos de vida sana. Para ello es necesario primero reconocer que existe en nosotros ciertos hábitos de deterioro, hábitos negativos que deben ser quitados y reemplazarlos por  nuevas actividades, tanto físicas como psíquicas.

Veamos algunas pautas.

1) Planifique su tiempo y actividades. Respete su decisión e intente llevarla a cabo. La  pérdida del tiempo es muy frecuente por lo que aprovecharlo nos dará  mayores beneficios y una mayor satisfacción personal.

2) Tenga un tiempo personal .  Los compromisos, los trabajos, las responsabilidades,etc. se pueden convertir en ladrones de nuestra intimidad, de nuestro tiempo personal. Busque, por lo menos  un momento de quietud, de reposo, de soledad. Un momento donde  usted pueda escucharse, relajarse.

3) Cuide la alimentación. No podemos hablar de salud óptima sin nombrar una buena nutrición. Así como nos comportamos como pensamos, nuestros tejidos están constituidos de aquello de lo que les alimentamos. Aumente el consumo de frutas, vegetales y legumbres, disminuya el exceso de bebidas alcohólicas y del café. Evite las comidas copiosas. Tome un buen desayuno – no sólo café con leche -, haga una cena ligera. Disminuya los alimentos grasos, frituras y conservas. Realice pequeñas curas, haga algunos ayunos cortos.

4)Dele  movimiento al cuerpo. Todo lo que tiene vida se mueve. La vida es movimiento, muchos de nuestros problemas de rigidez tanto física como mental viene por  una falta de  movimiento. Cuando realizamos ejercicio los procesos metabólicos del  cuerpo son  realizados con mayor efectividad, los nutrientes son  mejor  asimilados. Los órganos de eliminación y filtración mejorar  su actividad, el riñón, la piel, el intestino y los pulmones tiene un funcionamiento óptimo. Una hora diaria o por lo menos cinco a la semana son suficientes. Deje de lado el “sillón-bol”

5) Cultive las relaciones humanas.  Somos seres sociales y en esa relación con los otros nos conocemos, crecemos y nos “alimentamos” mutuamente. Durante este año realice actividades de relación, comparta con otros, tenga metas conjuntas. Abra su vida a otros.

6) Higiene mental. Lea libros constructivos, escuche música, practique alguna afición que tenga que ver con  desarrollar las habilidades psíquicas. Huya en lo posible de la “caja boba”, de  la bulimia televisiva y del “zaping”.

7) Dedíquele tiempo a la familia y a los amigos. Una buena relación a este nivel es una vacuna excelente ante las tensiones diarias y las situaciones difíciles, tenga un su hogar un refugio para los días de tormenta.

8) Descanso lo justo, no más. Duerma las horas necesarias, descanse. Practique el yoga español, o sea la siesta. Dele tiempo alcuerpo para recuperarse. Por algo se dice “ consulte con la almohada” o “mañana cuando me levante veré las cosas distintas”.

9) Vuelva a la  vida sencilla. El exceso de  comodidades, el aumento del materialismo nos lleva a una insatisfacción – aunque algunos no lo crean – que nos conduce a consumir más para llenar ese vacío. El apreciar las cosas sencillas, disfrutar de un “pan con tomate”,de una puesta de sol, del olor de una flor, o de  al travesura de un niño nos ayudará a  contemplar la vida desde otro óptica.

10) Aprenda a amar y amarse, a aceptase y a aceptar a otros cada día un poco más. No olvidemos que vivimos con “nosotros mismos”. No podemos rechazar nuestra propia carne, nuestra propia persona. Necesitamos vivir  en paz. Muchos de los problemas psicofísicos tiene una raíz de amargura o de no aceptación personal. Dese el placer de  regalarse algo. Usted vale la pena. Sáquele el jugo al dos mil quince.

 

 

 

 

 


Deja un comentario >

Regalos que no se pueden romper

Faltan pocos días para que los sueños de pequeños y grandes se hagan realidad.

Unos están deseosos de abrir los paquetes multicolores; otros, ver cumplidos sus proyectos anuales; otros, esperan.Son fechas conmemorativas, unos de sus creencias, otros de sus recuerdos, otros de sus olvidos. Son días de nuevos propósitos, de reflexión.

Pareciera como si un solo segundo, el paso del 2014 al 2015, fuese un acontecimiento mágico.

Los regalos se convierten en la expresión material del cariño, de la amistad. Muchos de estos objetos, a través del tiempo, se quedarán en el olvido, rotos,embalados, en algún rincón de un trastero.

holly_bell_pc3_800_1602Hay regalos que no se pueden romper. Aquellos que con el tiempo perduran, aquellos que forjan vidas, aquellos que nos hacen levantar la mirada al cielo en tiempos de dificultad, aquellos que elevan nuestro espíritu, confortan nuestra alma y dan fuerza a nuestro cuerpo. Regalos que traspasan los tiempos. Regalos que permanecen en las diferentes situaciones que surgen en nuestro caminar diario.

Envolvamos en telas de seda la fe, la amistad, la bondad, la compasión, el respeto, la compresión, la generosidad, la honradez, la esperanza, el esfuerzo, la gratitud, la ilusión, el tesón y la ternura.

Regalemos estos valores con la total convicción de su efectividad en las vidas de aquellos que los practican. Propongámonos ser en nuestro caminar diario portadores de estos regalos, regalos que no se pueden romper.

Una alegría compartida se transforma en doble alegría; una pena compartida es media pena. Compartamos la Navidad todo el año, multipliquemos las alegrías, aliviemos las cargas y contribuiremos en la salud y calidad de vida de nuestra sociedad. Antonio Gutiérrez