Blog de Antonio Gutiérrez

La vida es movimiento, el movimiento es vida


Deja un comentario >

Agradecimiento

Agradecimiento por la confianza, fidelidad y compromiso con la salud

Ten presente hacia donde vas sin olvidar de donde vienes. Una frase que tengo siempre en mente. Palabraaniversarios que me ayudan a avanzar sin olvidar el lugar de donde vengo. Evocar los inicios me genera una actitud de agradecimiento. Agradecimiento hacia aquellos que fueron claves en mi desarrollo, agradecimiento por los tiempos vividos y agradecimiento por lo aprendido en los momentos difíciles.

Mis primeras pisadas en el camino hacia el Hospital de San Juan de Dios en Palma de Mallorca fueron hechas en agosto de 1977. Este próximo año,  2017 se cumplirán  cuarenta años. ¡Cómo transcurre el tiempo!

Cuarenta años desde que empecé a aprender el arte y la ciencia de los cuidados de personas que necesitaban atención sanitaria. 1982 fue el comienzo de mi actividad como fisioterapeuta en mi propia clínica, al mismo tiempo que la ejercía en el hospital, cuna de mi vocación y aprendizaje. Un nombre resuena en mi corazón, una persona cuyo testimonio fue y sigue siendo faro para mis acciones, ejemplo de actitudes y servicio: José María Muñoz-Alcón  hermano de la orden de San Juan de Dios, en aquel momento prior en la comunidad de Mallorca.

Gran parte de quien soy y de lo que hago se lo debo a él, quien me abrió las puertas, amplió mi visión, reforzó mi vocación y me brindó la oportunidad para construir las primeras columnas para mi el desarrollo de mi profesión.

Agradecimiento también a todas aquellas personas que confiaron en mis manos como instrumento de salud y en mi persona para acompañarles en sus procesos de recuperación.

He tenido el privilegio de poder tratar a tres generaciones. Aquellos que acudieron a consulta con treinta y cinco años, hoy ya son abuelos. Sus hijos y sus nietos, siguen los hábitos saludables  aprendidos en las consultas. Me genera gran satisfacción.

Mi agradecimiento a las miles de personas que han acudido a las aulas de salud y a los talleres, con hambre de aprendizaje, en búsqueda de herramientas  que pudieran ayudarles a mejorar su calidad de vida.

Cuarenta años dedicados a la salud, formación y educación. El campo mi primera escuela. La vida, el campo de entrenamiento. Los frutos, la salud de mis pacientes. Gracias por vuestra confianza,  fidelidad y compromiso.