Blog de Antonio Gutiérrez

La vida es movimiento, el movimiento es vida


Deja un comentario >

Definición y signos

Al leer los siguientes signos es muy posible que el lector de esta página de salud se identifique rápidamente: Sudoración en las manos, dolores de cabeza, falta de aire, presión en el pecho, bloqueo mental, tensión muscular, miedo, temblores, insomnio, debilidad, muscular, rigidez, taquicardias, hipoglucemia, transpiración, sensación de nudo en la garganta. La ansiedad ( del latín anxietas cuyo significado es angustia, aflicción), es una respuesta emocional o conjunto de respuestas que engloba aspectos subjetivos o cognitivos de carácter displacentero, aspectos corporales o fisiológicos caracterizados por un alto grado de activación del sistema periférico, aspectos observables o motores que suelen implicar comportamientos poco ajustados y escasamente adaptativos (Tobal, M. 1996). La ansiedad es algo natural. Es una respuesta fisiológica ante situaciones en las que tenemos que enfrentarnos. Ante lo desconocido podemos optar por lo que se llama “lucha o huida”. Nuestro cuerpo pone en marcha un complejo sistema para actuar, defenderse o huir. Dependiendo de nuestra capacidad, del peligro, de las habilidades, de la situación, de nuestro estado de salud, etc.. nuestras respuestas serán diferentes. Ante situaciones estresantes aprendemos a conocernos y también a cómo responde nuestro cuerpo. El problema surge cuando esa ansiedad puede volverse patológica manifestándose cada vez con más frecuencia algunos de los síntomas expuestos al inicio de este artículo. Los trastornos de pánico, el miedo escénico, las fobias, los trastornos por estrés postraumáticos, etc… se encuentran entre los trastornos de ansiedad

Tratamientos, panxious_scared_figure_800_8434 (1)autas de ayuda y hábitos

Psicoterapia cognitiva-conductual: ayudan al usuario a confrontar y modificar sus creencias negativas, o incorrectas. Deben ser dirigidas por un psicólogo competente y experimentado. Sofrología y Relajación: La Sofrología Caycediana se presenta como una de las herramientas más efectivas para la reducción de la ansiedad, para el control mental y la toma de consciencia. La práctica diaria de ejercicios sencillos aporta grandes beneficios.

Alimentación equilibrada y sana: la reducción de café, estimulantes, chocolate, azúcares, tabaco , alcohol, analgésicos y otras sustancias adictivas, ayuda a mejorar la respuesta orgánica y disminuyen la ansiedad .Los cereales aportan nutrientes para el sistema nervioso.

Plantas medicinales y vitaminas: Plantas valeriana, melisa, lúpulo, pasiflora, espino blanco, levadura de cerveza, vitamina B, tiene un efecto  sedante y equilibrador del sistema

Ejercicio y actividad física: practicado de forma habitual estimula el intercambio neurológico, produce placer, bienestar y motivación. Aficiones: pintura, música, trabajos manuales, escribir… la creatividad y la expresión artísticas ayudan a mejorar el equilibrio emocional y psicológico.

Conversar:las relaciones humanas  sanas, una conversación desde lo más sencillo hasta lo más profundo, mejora nuestro entendimiento. Escuchar, hablar, compartir se convierte (además de enriquecernos como personas) en una terapia muy efectiva.

Ansiolíticos: Es interesante conocer que esta palabra tiene como significado “que disuelve la angustia”. Son tranquilizantes menores con una acción depresora del sistema nervioso central. Su indicación, uso y prescripción debe estar sujeta bajo dirección médica.

Existen otras terapias también muy efectivas. Cada usuario buscará aquellas que crean le puedan ser útiles.

Espero con este pequeño artículo haber contribuido a disminuir la ansiedad de los ansiosos.