Blog de Antonio Gutiérrez

La vida es movimiento, el movimiento es vida


Deja un comentario

El miedo que nos limita

custom_hand_punch_14136 (2)¿Ha tenido alguna vez el siguiente sueño? : Estar corriendo  mirando hacia atrás, alguien te persigue, te intentan coger. Tú no puedes escapar. Corres, parece que las piernas se mueven, pero no avanzas, como si  patinases sobre el suelo. El que está detrás de ti, parece alcanzarte. Pero… nunca te coges, pero tampoco tú avanzas. No puedes escaparte. Te quedas bloqueado.

El miedo, un sentimiento, una emoción, características de todos los seres vivos. Tener miedo es bueno, es necesario. De no ser así haríamos auténticas locuras. Pero no es bueno cuando el miedo te tiene a ti.

El miedo puede ser un gran ladrón, robarte la salud, la tranquilidad, la calma, el aplomo, la paz.

Son varias las culturas y  medicinas (china, griega, india) que asocian el miedo  a diferentes órganos: riñón  y vejiga, especialmente.

En la práctica se ve. ¿Ha oído la frase: tanto miedo pase que me mojé los pantalones? Podemos verlo también en un perro que recibe un susto: No controla el esfínter y se orina encima.

El miedo constante perjudica nuestra salud a muchos niveles, física, psíquica y emocional. Puede boicotear nuestro el futuro, limitarnos a la hora de hacer algo, frenar todo el potencial que tenemos como seres humanos. El miedo puede conducirnos al abandono, a no hacer nada. Repasemos  por un momento lo que en otras ocasiones hemos visto referente a esos ladrones que entran por nuestras ventanas y nos roban ese bien preciado llamado salud. La impaciencia, las prisas, la comodidad, y ahora el miedo. Son ventanas de nuestra vida, ventanas que dejamos abiertas. Aprendamos a conocer aquellas actitudes, comportamientos que perjudican nuestra salud  y nuestra calidad de vida. Podemos modificarlas y prevenir así enfermedades.

Sigamos con el miedo.

Veamos algunas situaciones de la vida diaria: El miedo al que dirán, el miedo al ridículo, el miedo al fracaso, el miedo al futuro, el miedo a que se descubra el pasado, el miedo a ser heridos, el miedo a lo desconocido, el miedo a hablar en público, etc. ¿ Quién no ha tenido alguna vez uno de estos miedos? Lo que me afecta no es el miedo que yo tenga sino el miedo que me tiene a mí. Me controla, me limita.

¿Recuerda la última experiencia que tuvo con el miedo? Taquicardia, respiración agitada, sudoración en las manos,  tensión en las piernas o en el cuello, mirada desorbitada, rojez en la cara, etc… ¿Le suena algunos de estos síntomas?

Según la frecuencia y la intensidad del miedo  – igual como ocurre con todos los factores desencadenante de estrés -,  nos va a afectar a nuestra salud  y a nuestras relaciones humanas.

Algunas personas viven en un estado continuo de miedo. El miedo nos limita, contrae la musculatura, afecta al aparato urinario, afecta a la digestión. Nos hace desconfiados, nos produce dolores articulares. La persona temerosa tiende a huir siempre. No enfrenta las situaciones. Busca la manera más fácil – aunque no siempre es la más inteligente- para salir de  los conflictos y problemas cotidianos. Sencillamente, los niega, los reprime, los evade. Con actitudes así se convierten en niños o adolescentes que nunca  llegan a crecer. Enfrentarse al miedo les da miedo.

Recuerde la figura del sueño, al inicio de este artículo. Tenemos miedo a aquellas cosas que creemos que pueden suceder, pero, la mayoría de veces no suceden. Mientras tanto hemos perdido en ese proceso el tren de la vida, del disfrute de los detalles. Hemos perdido la ilusión y la esperanza. El miedo es  otra de las  ventanas abiertas a la enfermedad.

No olvide que: “El miedo es un cobarde, cuando te enfrentas a él huye”

Antonio Gutiérrez


Deja un comentario >

La salud y en bienestar se cultivan con la práctica de hábitos saludables

light_bulb_brain_electricity_500_wht_13957 (1)La investigación sobre el funcionamiento de nuestro cerebro aporta una valiosa información que nos ayuda entender, no solo su estructura, sino también de qué manera podemos activarlo y sacar provecho de sus maravilloso mecanismos.  La salud y el bienestar se ven altamente beneficiadas con las  Neurociencias. La denominada Neurociencia  Aplicada abarca  múltiples y distintas disciplinas: psicología clínica,  ciencia cognitiva, neurofisiología, ergonomía, inteligencia emocional,  metodología de aprendizaje, etc.

En un lenguaje sencillo podemos entender el sistema nervioso como un gran comunicador cuyos mensajes producen respuestas, acciones y cambios para que la vida continúe.  Gracias a la comunicación entre la piel y el cerebro, podemos detectar los cambios de temperatura. Gracias a la comunicación entre las membranas de la nariz y el cerebro podemos disfrutar del aroma de una flor o  percibir el peligro de un incendio. Gracias a las conexiones neurológicas podemos decidir contraer un músculo y movernos.  Gracias al maravilloso intercambio  neuronal  pensamos, nos alegramos, nos entristecemos, tomamos consciencia de nuestro entorno y actuamos en consecuencia. El sistema nervioso junto con el sistema hormonal y vascular (y con otros órganos vitales) , son los responsables en gran parte del estado de equilibrio interno  que permite la vida.

Hoy sabemos que  podemos estimular esos mecanismos y potenciarlos a través de  ciertos ejercicios  tanto físicos como mentales. La neuroplasticidad  nos muestra que podemos entrenar las respuestas  neurológicas, mejorarlas y usarlas en nuestro beneficio a través del uso de distintas metodologías y disciplinas.  No solo estimularlas, sino también crear nuevas conexiones neurológicas  aumentando la comunicación y la rapidez de respuesta.

Una de las metodologías más  eficaces, que están  tomando mucha fuerza por su sencillez y resultados, es el coaching  (procesos  de vidas para alcanzar grandes resultados),  creando espacios y ambientes que faciliten el cambio de pensamientos, actitudes y  conductas. No solo en área laboral, la más divulgada, sino también en el área personal y de salud . Cuando juntamos las neurociensqueezing_figures_head_with_clamp_800_8470cias y el coaching  -y en especial el coaching de salud-,  obtenemos grandes sinergias que van a favorecer y facilitar enormemente la toma de consciencia necesaria, integrar conceptos, pasar a la acción y crear hábitos saludables.

Veamos  por unas líneas  el estrés gestionado desde las neurociencias y el coaching. Las Neurociencias,  nos enseñan los mecanismos fisiológicos del estrés (entendiendo el  estrés como una respuesta tanto física como psicoemocional  ante demandas ya sean internas o externas), nos enseñan cómo elaboramos los pensamientos y cómo  estos influyen en la respuesta orgánica. Ejemplos claros: tensión muscular  por pensar algo que puede sucedernos,  taquicardia o presión en el pecho por ver a una persona con la que no existe una buena armonía, un catarro después de un fuerte disgusto, un bloqueo mental ante una sobrecarga de toma de decisiones, etc.   Respuestas naturales y necesarias  que,  en caso de intensificarse o   extenderse en el tiempo, pueden  provocar trastornos funcionales o  patologías.  Hablaríamos entonces de distrés (estrés negativo)

Todas estas respuestas pueden ser gestionadas con el acompañamiento de un coach especializado en salud, quien, a través de preguntas y otras metodologías nos conduce hacia planteamientos, reflexiones  y tomas de consciencia que,  en no pocas ocasiones, debida a la carga emocional,  eran difíciles de ver. Y a partir de ahí, realizar un programa personalizado para iniciar un proceso de reeducación  de pensamientos, de actitudes y de hábitos, a fin de recuperar la salud  y poder sacar los grandes beneficios  del eustrés  (estrés positivo) para mejorar nuestra calidad de vida. Estos beneficios  (aumento de agilidad mental, mayor resistencia a los cambios, mayor capacidad de trabajo, manejo de las emociones y toma de decisiones) se ven reforzados cuando aprendemos a gestionar de las herramientas que nos aporta el Coaching de salud

Gestionar el estrés con eficacia es posible cuando entendemos sus mecanismos  y cómo podemos potenciarlos y desarrollarlos con la finalidad de vivir saludablemente. Vivir saludablemente es un arte que  requiere de  consciencia, sensibilidad, constancia, motivación, visión, claridad, hábitos y propósito. Las Neurociencias  y el Coaching son llaves que nos permiten abrir la puerta  hacia una vida más fructífera, más saludable y  llena de posibilidades de éxito.

 


Deja un comentario >

equlibrio

Transcribo en este artículo, un resumen de lo que se ha publicado sobre un curso que se impartió en Harvard,titulado “Mayor Felicidad”

Es el curso que ha tenido más éxito dictado por Tal Ben Shashar, despertando más interés que el de economía. Este curso atrae a 1400 alumnos por semestre y el 20% de los graduados de Harvard toman este curso electivo ¿Por qué? Quizás porque este curso, basado en las últimas investigaciones de psicología positiva, les hace cuestionar creencias y supuestos arraigados en nuestra sociedad.
“La vida es similar a una empresa. Una empresa tiene ganancias, costos y tendrá utilidad en la medida en que sus ganancias sean mayores que sus costos. En la vida diaria, nuestros costos son nuestras emociones y pensamientos negativos, y nuestras ganancias, nuestros pensamientos y emociones positivas. Si tenemos en balance más pensamientos y emociones positivas en nuestra vida, la empresa de nuestra vida está logrando utilidades. Una persona con una depresión prolongada, sería como una empresa quebrada.

Analice cómo está su vida en cuanto a las utilidades de felicidad, ¿Está en positivo o está en rojo?

¿Cómo lograr tener un saldo positivo en cuanto a felicidad?
13 Consejos Clave o tips para mejorar la calidad de nuestro estado personal y que contribuyen a la generación de una vida positiva.

1. Practica algún ejercicio
Practica algún ejercicio: Caminar, correr, natación, gimnasia, estiramientos, yoga, etc.). Los expertos aseguran que hacer ejercicio es igual de bueno que tomar un antidepresivo para mejorar el ánimo, 30 minutos de ejercicio es el mejor antídoto contra la tristeza y el estrés.

2. Desayuna: Algunas personas se saltan el desayuno porque no tienen tiempo o porque no quieren engordar. Estudios demuestran que desayunar te ayuda a tener energía, pensar y desempeñar exitosamente tus actividades

3. Agradece a la vida todo lo bueno que tienes. Una actitud de agradecimiento nos ayuda a recuperarnos ante en caso de enfermedades y ademas refuerza nuestra salud.

4. Sé asertivo: pide lo que quieras y di lo que piensas. Está demostrado que ser asertivo ayuda a mejorar tu autoestima. Ser dejado y aguantar en silencio todo lo que te digan y hagan, genera tristeza y desesperanza.

5. Gasta tu dinero en EXPERIENCIAS no en cosas: Un estudio descubrió que el 75% de personas se sentían más felices cuando invertían su dinero en viajes, cursos y clases; mientras que sólo el 34% dijo sentirse más feliz cuando compraba cosas.

6. Enfrenta tus retos: No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy. Estudios demuestran que cuanto más postergas algo que sabes que tienes que hacer, más ansiedad y tensión generas. Escribe pequeñas listas semanales de tareas a cumplir y cúmplelas.

7. Pega recuerdos bonitos, frases y fotos de tus seres queridos por todos ladosLlena tu refrigerador, tu computadora, tu escritorio, tu cuarto. tu vida de recuerdos bonitos.

8. Siempre saluda y sé amable con otras personas: Más de cien investigaciones afirman que sólo sonreír cambia el estado de ánimo

9. Usa zapatos que te queden cómodos: Si te duelen los pies te pones de malas asegura el Dr. Keinth Wapner, Presidente de la Asociación Americana de Ortopedia.

10. Cuida tu postura: Caminar derecho con los hombros ligeramente hacia atrás y la vista hacia enfrente ayuda a mantener un buen estado de ánimo.
11. Escucha música: Está comprobado que escuchar música te despierta deseos de cantar y bailar, esto te va a alegrar la vida.

12. Come sano. Lo que comes tiene un impacto importante en tu estado de ánimo. Comer algo ligero cada 3-4 horas mantiene los niveles de glucosa estables, no te saltes comidas.Evita el exceso de harinas blancas y el azúcar. Come de todo. Varía tus alimentos.

13. Cuida tu imagen. Arréglate y siéntete atractivo(a). El 41% de la gente dice que se sienten más felices cuando piensan que se ven bien. !Ponte guapo(a)!

 “Hagamos un esfuerzo por lograr un balance en azul en nuestra cuenta de felicidad. No solo nuestro cuerpo nos lo va a agradece”.

Recuerda que:  La buena vibración  trae salud, pero al estar más positivos atraeremos también mayor bienestar a nuestras vidas”

Ser feliz, es al final, la construcción de un gran fondo de ahorro de
experiencias significativas, pobre de aquel que guarda lo que posee en donde se corre el riesgo de perderlo todo. ¿O no?.

Quizás es porque usted permite que tan solo un árbol tape el bosque de oportunidades. Simplifíquese… el mundo no está en su contra
Los que nos rodeannos quieren… cada quien a su modo

El orgullo no es un buena guía.

En la Universidad de Harvard no  enseñan a ser feliz, allí tan solo intentan que sepamos como podríamos obtener Mayor felicidad

Psicología Positiva. La psicología positiva es una rama de la psicología que busca comprender, a través de la investigación científica, los procesos que subyacen a las cualidades y emociones positivas del ser humano. El objeto de este interés es aportar nuevos conocimientos acerca de la psique humana no sólo para ayudar a resolver los problemas de salud mental que adolecen a los individuos, sino también para alcanzar mejor calidad de vida y bienestar, todo ello sin apartarse nunca de la más rigurosa metodología científica propia de toda ciencia de la salud

La psicología positiva estudia las bases del bienestar psicológico y de la felicidad así como de las fortalezas y virtudes humanas. Tradicionalmente la ciencia psicológica ha dedicado mucho esfuerzo a estudiar los aspectos negativos y patológicos del ser humano (ansiedad, estrés, depresión, etc), dejando de lado a menudo el estudio de aspectos más positivos como, por ejemplo, la creatividad, la inteligencia emocional, el humor, la sabiduría, la felicidad, la resiliencia, etc. Este enfoque es denominado también por algunos autores como salugénico

Se pueden encontrar antecedentes de la psicología positiva en filósofos como Aristóteles, que dedicó parte de sus escritos a la eudaimonia (término griego habitualmente traducido como felicidad), pero también en  psicólogos como Abraham Maslow o Carl Rogers, pertenecientes a la corriente llamada psicología humanista


Deja un comentario >

Nuestro estado de ánimo es una poderosa herramienta para modificar los ambientes. Intente sonreír y verá lo que ocurre a su alrededor. Ponga mala cara, enfádese, grite con frecuencia y observé el comportamiento  de las personas que le rodean. Hágase una pregunta: ¿ Atraigo a las personas o produzco rechazo? Piénselo.

Hay personas que tiene mejor humor que otros, en algunos en innatos, otros tiene que desarrollarlo. Hemos visto, según el diccionario, que es una disposición, una actitud, que puede ser habitual o pasajera. Podemos hacer “hábito” cuando lo utilizamos frecuentemente.

Reírse es una función biológica necesaria que ayuda a mantener el bienestar total y físico. Además, “el mal humor baja las defensas y es un caldo de cultivo para que acampen a sus anchas todo tipo de virus y bacterias”

¿Qué es el humor?

El diccionario español lo define como:

a) “Cualquiera de los líquidos del cuerpo” Hipócrates ya hacía referencia a los humores del cuerpo. Diviediéndolos en  humor rojo(sangre), negro (bilis negra- melancolía), amarillo ( bilis amarilla-colérico), flema ( flemático- lento) . Según “predominaba” el líquido, el humor así era la persona. ¡ Muy interesante!

b) Disposición de ánimo habitual o pasajera.

c) Cualidad consistente en saber descubrir y mostrar los aspectos cómicos y ridículos de personas o situaciones

 

Beneficios de la risa

Científicos de EEUU han ubicado el sentido del humor en una zona del cerebro. Según el psiquiatra estadounidense William Fry, cinco minutos de risa equivalen a 45 minutos de ejercicio ligero. Vamos, que troncharse a carcajadas es fuente de salud: ayuda a la circulación de la sangre, da un masaje vibratorio a todo el cuerpo, aleja temores, aumenta la capacidad pulmonar, elimina toxinas, potencia el sistema inmunológico… Recientemente, un equipo de investigadores de la Universidad de California ha ido más allá. Acaban de descubrir el lugar donde se localiza el sentido del humor: una zona del cerebro -de dos centímetros cuadrados- basta para hacer desternillarse al tipo más serio.

 

La risa puede utilizarse como medicina para algunos males del cuerpo y del alma, tanto es así que muchos hospitales de Europa Central tienen en sus plantillas grupos de payasos.

 

Beneficios físicos. Las virtudes de la risa son muy claras y todos los especialistas coinciden: hace que se mueva el diafragma, aumenta la capacidad pulmonar mejorando la respiración, fortalece el corazón, facilita las digestiones al hacer vibrar el hígado y demás vísceras, baja la hipertensión aumentando el riego sanguíneo, tonifica los músculos…Una buena carcajada produce el movimiento de 400 músculos del cuerpo, si tenemos en cuenta que la vida es movimiento y que el movimiento engendra vida, podemos entender que las funciones de todo nuestro organismo se verán beneficiadas por la risa.

La risa previene el infarto, porque el buen humor aumenta la hemoglobina, y la sobreoxigenación celular que se produce al reír, elimina las ojeras y el aspecto cansado de la piel. Y por si fuera poco, la risa es una terapia muy eficaz para retrasar el envejecimiento del rostro, ya que al reír se mueven 15 músculos de la cara, “todo un lifting para la piel”.

 

Aspectos psicológicos. Según los estudios de José Elías, uno de los mayores expertos españoles en la materia, un minuto de risa diario equivale a 45 minutos de relajación. Dice: «Reírse incrementa la autoestima y la confianza en personas deprimidas, supone un refuerzo inmunológico, corta los pensamientos negativos (ya que no podemos reír y pensar al mismo tiempo) elimina el miedo y ayuda a minimizar los problemas; reír antes de acostarse fatiga el cuerpo y combate el insomnio”. Con las preocupaciones y angustias  la gente se olvida de sonreír. Esto provoca una bajada de defensas por acumulación de emociones negativas. Siempre es bueno expresar las emociones, pero si se trata de una sonora carcajada, mucho mejor. Los especialistas aseguran que cada vez que reímos nuestro cerebro libera endorfinas, unas hormonas que detienen el dolor y nos llenan de optimismo y ganas de vivir.

 

Relaciones sociales. La mejor arma es la risa; lo saben los esquimales. Frente a los duelos de pistolas, los moradores de Groenlandia preferían los duelos de ridículo. Ante la tribu, los dos contendientes, frente a frente, se insultaban y ridiculizaban. Las carcajadas de los asistentes señalaban al vencedor: el humillado se tomaba la cuestión tan en serio que a veces prefería el exilio a que cada día continuasen riéndose. Duelos a un lado, reírse ayuda a desinhibirse, aleja la timidez y facilita la comunicación social

 

Endorfinas y adrenalina. Muchas son las sustancias que se liberan y las buenas consecuencias que se derivan. En primer lugar, las endorfinas, una especie de morfinas segregadas por el cerebro, con altos poderes analgésicos y que, por lo tanto, mitigan el dolor. En segundo lugar, la adrenalina, un componente que en buena medida potencia la creatividad y la imaginación. La risa, además, libera dopamina (que mejora el estado de ánimo) y serotonina (que posee efectos calmantes).

Risa, edad y conducta

Los niños ríen, como promedio una 300-400 veces al día, en la medida que nos hacemos “adultos”, diminuye la frecuencia, entre 10 a 100. Pareciera que las situaciones diarias, el estrés, las tensiones, desilusiones, etc… hacen menguar nuestra capacidad de reír.  Las personas que ríen con frecuencias saben sobrellevar mejor las situaciones. La risa y un buen facilita las relaciones. Un malhumor limita nuestras relaciones. Nuestra risa, el buen sentido del humor, nos puede servir como indicador de nuestro estado

 

                         ¿Cuándo fue la última vez que rió  ha gusto?

humor glandula

A través de  la activación de un complejo sistema endocrino-neurológico nuestro cuerpo va a presentar diferentes respuestas según esté nuestro estado de ánimo. ¿Quién no ha experimentado un dolor de cabeza o una subida de tensión después de un enfado? No pasa nada por un momento de tensión o de malhumor, sin embargo un estado continuo o que permanece durante largos periodos de tiempo sí pueden alterar las funciones orgánicas. Veamos algunas:

  • Una mayor coagulación de la sangre, lo que  aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares ( infartos, embolias, trombosis)
  • Un mayor peristaltismo intestinal ( en algunos casos es al revés), lo que conducirá a diarreas o estreñimiento.
  • Las glándulas secretoras del ácido clorhídrico  del estómago aumentarán su función con la ya consabida  gastritis o, con el tiempo, úlcera de estómago
  • 4)Disminución del riego sanguíneo cerebral por la tensión muscular, con la manifestación de dolores de cabeza, e incluso disminución de la visión, afonías o dolores de garganta.
  • Cambios conductuales y de relación. La persona con un actitud continua de malhumor suele quedarse sola
  • Disminución de la concentración, de la agilidad mental y de la capacidad de raciocinio.

 


2 comentarios >

 En una ocasión escuché una frase que me hizo despertar: “La vida consiste en relaciones, lo demás son detalles”

Compartir

 Cuando pienso en relaciones viene a mi mente un elemento conocido de nuestro cuerpo: Los ligamentos. Sin ellos sería muy difícil caminar, avanzar, actuar. Podemos tener buenas articulaciones, buen estado muscular  y sin embargo tener los ligamentos débiles. Ligar es su función, además de fijar límites y ayudar a la estabilización en caso de ciertos movimientos inadecuados. En ocasiones, por tener una debilidad ligamentaria podemos, con una sola pisada en una insignificante piedrecita o un desnivel inesperado, doblar nuestro tobillo. ¡ Cosas que pasan en la vida!

Una buena sujeción articular va “ligada” a un buen estado ligamentario. La articulación, se “articula” en relación al buen estado de sus elementos (ligamentos, huesos, cápsulas, discos, cartílagos, líquidos sinovial). Un fantástico ejemplo de lo bueno que son unas relaciones adecuadas: Nos ayuda a caminar por la vida

Desde mi percepción y observación como coach he ido desarrollando de forma sencilla y práctica un pequeño menú para estrechar relaciones. Lo que conduce sin duda alguna a un mejor ambiente, mejor salud, mejor calidad de vida, mejores relaciones.

 

He aquí  algunos  condimentos para potenciar unas buenas relaciones:

•          Tres tazas de agradecimiento por la vida y por los que nos rodean. La queja tensa, debilita y limita.

•          Cinco tazas de perdón. Cuando no perdonamos nos convertimos en esclavos, atados y dependientes.

•          Seis tazas de humildad. Por cierto, un pensamiento acerca del orgullo, uno de los elementos que rompen las relaciones: “Nadie se ha muerto de una indigestión de orgullo

•          Dos cucharadas soperas de comprensión y empatía. Ponernos en lugar del otro nos ayuda a entenderlo

•          Cinco cucharadas de fe, de confianza. Ver más allá de las circunstancias, creer en lo que aún no ven nuestros ojos físicos. Creer en el potencial del ser  humano

•          Dos cucharadas de esfuerzo, constancia y tenacidad. Los resultados son fruto del trabajo, de la acción, de la actividad.

•          Añadir  siete vitaminas  Cariñomina, amormina, pacienciamina, coachingmina, comprensionmina, cariñomina, esperanzamina

•          Todo aderezado con amor, acciones de servicio, de ayuda y de acompañamiento.

Mezclar todos los elementos en un ambiente de cortesía, respeto y educación

Tomar un plato de estos “alimentos”, varias veces al día y si hiciera falta repetir. Algunos necesitan comer más.