Blog de Antonio Gutiérrez

La vida es movimiento, el movimiento es vida


2 comentarios >

 La actividad mejora nuestro estado de salud y la capacidad de respuesta del organismo

¡Uf, cuánto esfuerzo! Unavitruvian_stick_figure_800_10013 frase muy oída en aquellas personas que pretenden conseguir cosas sin cansarse, creyendo que los beneficios  y los resultados vienen como por arte de magia. Sabemos muy  bien que no es así. Alcanzar metas, objetivos, llegar a conseguir aquello que nos hemos propuesto significa entrega, negarse en muchas ocasiones,  trabajo, constancia y esfuerzo. Nuestra sociedad tiende al sedentarismo, la propia sociedad de consumo nos conduce al “sin esfuerzo”. Lo que se nos ofrece es para aumentar el confort, sin darnos cuenta que en muchas ocasiones, con ciertas comodidades, mengua la actividad, el movimiento y la creatividad. N o olvidemos que el movimiento es vida y la vida es movimiento. Todo lo que no se mueve tiende a atrofiarse en sus funciones.

Esta tendencia, al “no movimiento” aumenta en los últimos años de nuestra vida, por una parte debida a la disminución de la fuerza vital (aumentada en la adolescencia y juventud)  y también a al comienzo de disfunciones o enfermedades que pueden producir inicialmente incapacidades: artrosis, reumatismos, enfermedades metabólicas,etc.

De forma introductoria y resumida veamos los beneficios de la actividad física y las consecuencias de una sedentaria.

Beneficios del  ejercicio: Las personas que realizan ejercicio de manera regular disponen de una salud mejor que los de la vida sedentaria. El ejercicio provoca una adaptación en los órganos y aparatos del organismo humano. Estos pueden concretarse en tres apartados que corresponden a tres niveles a los que se refiere el término salud: físico, psicológico y social. Mejora nuestro sistema cardiovascular, respiratorio, metabólico, locomotor, digestivo, nervioso,etc. Mejor movilidad, agilidad, humor y adaptación ante los problemas de la vida. Nuestras emociones también se ven beneficiadas con el ejercicio o movimiento. Recordemos que la mente y el cuerpo van juntos, y que lo que afecta a la mente influye en el cuerpo. Este efecto es bilateral, si los órganos y los sistemas están bien o por lo menos con una funcionalidad aceptable también  influirá en  nuestros pensamientos y en nuestras emociones. Todo el cuerpo se beneficia.

Consecuencias del sedentarismo: Pierde la funcionalidad del organismo, no puede aguantar el ejercicio, disminución de la condición física, dificultad respiratoria, más lesiones laborales, cansancio, inactividad, disminuye la capacidad de movimiento, malhumor, tendencia a padecer más enfermedades, disminución de la calidad  y esperanza de vida.

¿Qué mejor inversión podemos darle a nuestra vida  que dedicar un tiempo a mejorar nuestro organismo y la de aquellos que están a nuestro cuidado? Usemos  la voluntad y el esfuerzo en lo que realmente vale la pena.