Blog de Antonio Gutiérrez

La vida es movimiento, el movimiento es vida


Deja un comentario >

La llegada del buen tiempo  influye en nuestro organismo modificando las betaendorfinas

acorn_sprout_pc_800_4081

Para liberar se precisa consumo de energía. La primavera también.

El buen tiempo parece haber llegado. Las temperaturas se elevan y el sol empieza a mostrar su poderío. El cambio está ahí. Pero no solamente se producen transformaciones en la naturaleza sino también en nuestro cuerpo. Nuestro organismo no ignora las modificaciones  que se producen en   nuestro medio ambiente. Es influenciado por los cambios climatológicos: frío-calor, humedad-sequedad, etc…

 ¿Qué es  síntomas produce los cambios en esta época del año y cuál es su mecanismo?

Profundo cansancio, agotamiento, decaimiento y falta de energía para la actividad habitual son signos característicos de la astenia primaveral. Según las investigaciones una de cada diez personas sufre en mayor o menor medida de astenia primaveral. En esta época  el  año (abril, mayo, junio) se produce una disminución de las betaendorfinas en el plasma. Son unas sustancias que regulan el  sistema bienestar-malestar y que al alterarse  nos pueden producir las sensaciones descritas. Podríamos clasificar la astenia primaveral en dos tipos: de origen físico y de origen nervioso. La astenia física se mostraría  como cansancio y debilidad corporal y la de origen nervioso aparecería un especial cansancio a la  hora de hacer una actividad mental. Frecuentemente aparecen juntas, teniendo en cuenta que una puede conducir a la otra. Otros síntomas asociados a la astenia primaveral: tristeza inexplicable, irritabilidad, falta de apetito, cierta pérdida de memoria, tensión arterial baja, tono vital bajo, ausencia de interés sexual, dolor de cabeza y malestar general, debilidad muscular para hacer cualquier esfuerzo, cansancio.

  • Pautas que van a ayudar a prevenir o mejorar los síntomas.

Tomar complementos nutricionales. Jalea real por sus efectos estimulantes y tonificantes. Polen por sus propiedades  energéticas y vigoriantes. Levadura de cerveza por ser rica en vitaminas del grupo B,  también llamadas vitaminas del ánimo. Oligoelementos como el cobre,  hierro y manganeso. Plantas medicinales tales como el guaraná, ginseng, eleuterococo, jengibre.

Dormir  el tiempo necesario, practicar técnicas de relajación, hacer ejercicio moderado.


Deja un comentario >

La aplicación de ciertas pautas, conductas y hábitos nos ayudará a no gastar energía y utilizarla cuando sea necesario. A alcanzar un estado óptimo de salud. Elige algunas de las sugerencias expuestas en la siguiente lista e intégralas en tu vida. Y poco a poco ve integrando otras.

Mis pawinner_bronze_medal_800_8190utas de Higiene física y mental

  1. Hacer una lista de aquellas situaciones que me estresan.
  2. Observar sobre cuáles puedo influir. Pensar si tiene alguna finalidad o utilidad alterarse por ellas o dedicarles tiempo.
  3. Evitar tener que complacer a todo el mundo.
  4. Practicar alguna técnica de relajación y distensión. Aunque sólo sean 10 minutos. Mejor varias veces al día.
  5. Interrumpir (si fuera posible y necesario) una reunión, o una conversación telefónica. Es preferible parar a un combate inútil.
  6. Aprender a ver el lado positivo y constructivo de las cosas.
  7. Evitar los cambios bruscos de ritmo (mucho trabajo, poco trabajo)
  8. Aceptarme, carácter y cuerpo.
  9. Programar las actividades y aprender a administrar el tiempo. Dejando margen para los imprevistos.
  10. Practicar de forma regular una actividad física.
  11. Tener una afición: lectura, trabajos manuales, música. etc.
  12. Preparar los cambios profesionales, familiares, afectivos.
  13. Caminar una hora diaria o por lo menos utilizar poco el coche
  14. Fomentar las buenas relaciones laborales.
  15. Crear un ambiente confortable en mi hogar.
  16. Buscar periódicamente unos días de aislamiento.
  17. Aprender a decir no sin sentirme culpable.
  18. Cuidar el tipo de conversación, lectura y música.
  19. Evitar las conversaciones acaloradas e infructuosas.
  20. Comer menos y más frecuentemente. Las comidas abundantes y copiosas, consumen mucha energía corporal.
  21. Evitar el exceso de azúcares. Sustituye las harinas blancas por harinas integrales. Evitar en lo posible las alimentos refinados.
  22. Disminuir las grasas y evitar el exceso de frituras.
  23. Consumir periódicamente suplementos nutricionales que contengan especialmente : Vit. B, Vit. C (se consume tres veces más en estados de estrés intenso) Vit E, Magnesio y Fósforo.
  24. Hacer un baño de inmersión periódicamente con treinta gotas de esencia de romero y treinta de lavanda, disminuye el dolor y relaja. (Contraindicado en cardiopatías y problemas circulatorios)
  25. Dormir lo suficiente. Sueño reparador.
  26. Recibir un tratamiento manual periódicamente para desbloquear y quitar tensiones musculo-articulares.
  27. Hacer uso de terapias naturales, acupuntura, homeopatía, etc.
  28. Hacer un test de ansiedad y estrés.
  29. Buscar un coach si fuera necesario.
  30. Atender y cuidar mis relaciones sociales. Adquirir compromiso social
  31. Alimentar y fortalecer mi fe, mis creencias potenciadoras y mis valores.
  32. Practicar técnicas de relajación y de Mindfulness.
  33. Leer otros libros sobre el estrés y aprender diferentes métodos.
  34. Aplicar diariamente técnicas de la sofrología.
  35. Desarrollar la empatía y las habilidades comunicativas.
  36. Tomar minivacaciones cada tres meses (tres a cuatro días).
  37. Tomar vacaciones en familia y/o con amigos.
  38. Evitar el trabajo intenso más de tres días seguidos.
  39. Tener tiempo personal para mi.
  40. Cultivar el humor.
  41. Compartir sentimientos.


Deja un comentario >

Ejercicios para reforzar la musculatura  de la función sexual

relacion pareja2Algunas mujeres experimentan dispareunemia (dolor en las relaciones sexuales)  en su vida sexual. Sin la menor importancia, pero de persistir o intensificarse es causa de preocupación. Este síntoma puede ocurrir al introducir el pene el varón o bien durante el coito o después de éste. Las causas pueden ser muy variadas, desde trastornos pélvicos, disminución de la lubricación vaginal, efectos de fármacos y factores psicológicos (  sentimiento de culpa hacia  el acto sexual, temor al embarazo,  ansiedad) entre otros. Por lo que sería conveniente acudir a su especialista en caso de padecer  este trastorno

 Ejercicios de Fisioterapia para la dispareunemia

A continuación  detallo algunos ejercicios isométricos, los llamados ejercicio de Kegel, que fortalecen ese músculo y permiten tener control voluntario sobre él.

  • Empiece por sentarse en el excusado con las piernas abiertas. Después sin  mover las piernas inicie  e interrumpa el flujo de orina. El músculo pubococígeo  es el que al contraerse regula el flujo de orina.
  • Una vez identificado el músculo en cuestión sométalo a ejercicios con regularidad. Al igual que la mayor parte de los ejercicios isométricos los de Kegel se pueden practicar en cualquier momento; sentada al escritorio, acostada, cuando se encuentran en una fila de espera y especialmente al orinar.
  • Al practicar estos ejercicios, no olvide respirar en forma natural, sin retener el aliento.
  •  Ahora, contraiga periódicamente el músculo citado como lo hizo para interrumpir el flujo urinario, cuente lentamente hasta tres y relájelo.
  • Acto seguido, contraiga y relaje el músculo tan rápidamente como le sea posible, sin usar los músculos abdominales o glúteos.
  • Por último, contraiga lentamente el área vaginal entera. Después puje, usando los músculos abdominales y el pubococígeo. Durante la primera semana repita cada ejercicio diez veces (en cada sesión), realizando cinco sesiones diarias. En cada semana subsecuente agregue cinco repeticiones de  cada ejercicio (aumentando a quince, veinte y así sucesivamente) Continúe realizando cinco sesiones diarias. Advertirá mejoría después de una a dos semanas de práctica.

 


Deja un comentario >

“Charcos y agua estancada”

La vida sedentaria y la inmovilidad como causas de enfermedad

¿Cuántas campañas serán necesarias para prevenir la enfermedad?¿ Cuánto dinero habrá que invertir para mejorar la calidad de vida de nuestra sociedad? No tanto como el que  habrá que utilizar para curar o aliviar las múltiples enfermedades que podría haberse evitado con una buena inversión en educación para la salud. Cuando se trata  de invertir en inmuebles e incluso  en producción, nos animamos pensando en los beneficios que vamos a obtener, ya sea a corto o a largo plazo. Otra cosa es la salud. Grandes empresas invierten en conseguir ciertos productos que contribuyan a tratar ciertas enfermedades. Pero pocas son las que  buscan la manera de evitar su aparición ¿?

Desde este blog  qcharco1uisiera  invitar a los lectores a pequeñas reflexiones. Muchas de nuestras dolencias, disfunciones orgánicas y enfermedades han hecho su aparición de forma lenta. Podríamos decir gota a gota, sin olvidar que a veces aparece alguna tormenta  en nuestra vida de forma accidentada. Pero por lo general las cosas suceden por dejadez, por desconocimiento o por desmotivación (las tres “Des” de los fracasos). Vemos un ejemplo práctico en un charco o un lugar en donde el agua está estancada: lugar de gérmenes, lugar de humedades, agua no bebible. Y todo por estar parada. Comparemos esto con un cuerpo, sedentario, estancado, inmóvil o por lo menos con poca actividad.

Traigamos a nuestra memoria la cantidad de ancianos que enferman a partir de la disminución de la actividad. Aquellos que, por diferentes motivos (embolias, parálisis, o falta de alguien para atender), dejan de salir a dar su paseo postrándose en un sillón o cama. Son “caldos de cultivo” para la aparición de infecciones: catarros, neumonía, infecciones de vías urinarias, úlceras por estar encamados. Recordemos a aquellos adultos que sufren colesterol o ácido úrico, cálculos biliares o renales. Enfermedades que son causadas, además de otros motivos, por un enlentecimiento de la actividad metabólica. A igual que la obesidad, los dolores articulares por sobrecargas, la hipertensión arterial, muchas de las cardiopatías, etc. Podríamos nombrar un sinfín  de enfermedades que sería posible evitar solamente con un poco más de movimiento y actividad. Se utilizan mucho el término “tiene una enfermedad crónica”. Bien, pero me pregunto, ¿antes de ser crónica fue aguda? Era el momento  de educar y hacer lo posible para que no se convirtiese en crónica, pero más importante era haber educado para que ni siquiera fuera “aguda”.

 

Donde hay estancamiento hay filtración. Una terraza en la que no se drena bien el agua trae complicaciones a las personas que viven debajo. Y así ocurre con nuestro organismo.

No solo disminuiríamos el coste sanitario sino que además evitaríamos males mayores y mejoraríamos nuestra calidad de vida. Un programa que animase a las personas a moverse, a estar activas, contribuiría enormemente a construir una sociedad sana, cierto que algunas economías  interesadas alrededor de la enfermedad  también dejarían de “moverse”. Cada persona es responsable de lo que le corresponde hacer a ella. Si todos pusiéramos de nuestra parte de seguro que podríamos hablar de “sociedad del bienestar”. De no ser así tendremos que hablar de “suciedad para no estar-bien”, porque un charco, un lugar de agua estancada llega a ser agua sucia. Ahí queda eso.

Antonio Gutiérrez

 


Deja un comentario >

10 Pautas para mejorar la salud

Hay que buscar  tiempo para la salud

 

En los últimos días de  2014 y en las primeras semanas de 2015 , las agendas, dietarios y demás  estarán repletos  de los proyectos para el  nuevo año. Entre los cuales estará, como es obvio y está de moda, “cuidarme más, comer  mejor y hacer ejercicio”, amén de crear hábitos buenos y propósito de acabar aquello que dejamos  pendiente el año anterior.

A algunos lo2015_red_blocks_angled_800_10403s “reyes” les han traído zapatillas, chandals y otros elementos  de deporte para estimularnos. Haremos un programa para cada día de la semana, compraremos un reloj con sonido más fuerte para no tener la excusa de   -no lo oí -.

“ Quiero empezar el año con  buen pie”, “este año va a ser significativo para mí”, “he  decidido que ha partir de ahora me cuidaré más”, son frases que se pueden oír con frecuencia en aquellas personas  que  quieren mejorar – como la mayoría, supongo-.

Pero no todos saben qué hacer, por ello quisiera desde estas saludables letras ayudarle a  crear ciertos hábitos, hábitos de vida sana. Para ello es necesario primero reconocer que existe en nosotros ciertos hábitos de deterioro, hábitos negativos que deben ser quitados y reemplazarlos por  nuevas actividades, tanto físicas como psíquicas.

Veamos algunas pautas.

1) Planifique su tiempo y actividades. Respete su decisión e intente llevarla a cabo. La  pérdida del tiempo es muy frecuente por lo que aprovecharlo nos dará  mayores beneficios y una mayor satisfacción personal.

2) Tenga un tiempo personal .  Los compromisos, los trabajos, las responsabilidades,etc. se pueden convertir en ladrones de nuestra intimidad, de nuestro tiempo personal. Busque, por lo menos  un momento de quietud, de reposo, de soledad. Un momento donde  usted pueda escucharse, relajarse.

3) Cuide la alimentación. No podemos hablar de salud óptima sin nombrar una buena nutrición. Así como nos comportamos como pensamos, nuestros tejidos están constituidos de aquello de lo que les alimentamos. Aumente el consumo de frutas, vegetales y legumbres, disminuya el exceso de bebidas alcohólicas y del café. Evite las comidas copiosas. Tome un buen desayuno – no sólo café con leche -, haga una cena ligera. Disminuya los alimentos grasos, frituras y conservas. Realice pequeñas curas, haga algunos ayunos cortos.

4)Dele  movimiento al cuerpo. Todo lo que tiene vida se mueve. La vida es movimiento, muchos de nuestros problemas de rigidez tanto física como mental viene por  una falta de  movimiento. Cuando realizamos ejercicio los procesos metabólicos del  cuerpo son  realizados con mayor efectividad, los nutrientes son  mejor  asimilados. Los órganos de eliminación y filtración mejorar  su actividad, el riñón, la piel, el intestino y los pulmones tiene un funcionamiento óptimo. Una hora diaria o por lo menos cinco a la semana son suficientes. Deje de lado el “sillón-bol”

5) Cultive las relaciones humanas.  Somos seres sociales y en esa relación con los otros nos conocemos, crecemos y nos “alimentamos” mutuamente. Durante este año realice actividades de relación, comparta con otros, tenga metas conjuntas. Abra su vida a otros.

6) Higiene mental. Lea libros constructivos, escuche música, practique alguna afición que tenga que ver con  desarrollar las habilidades psíquicas. Huya en lo posible de la “caja boba”, de  la bulimia televisiva y del “zaping”.

7) Dedíquele tiempo a la familia y a los amigos. Una buena relación a este nivel es una vacuna excelente ante las tensiones diarias y las situaciones difíciles, tenga un su hogar un refugio para los días de tormenta.

8) Descanso lo justo, no más. Duerma las horas necesarias, descanse. Practique el yoga español, o sea la siesta. Dele tiempo alcuerpo para recuperarse. Por algo se dice “ consulte con la almohada” o “mañana cuando me levante veré las cosas distintas”.

9) Vuelva a la  vida sencilla. El exceso de  comodidades, el aumento del materialismo nos lleva a una insatisfacción – aunque algunos no lo crean – que nos conduce a consumir más para llenar ese vacío. El apreciar las cosas sencillas, disfrutar de un “pan con tomate”,de una puesta de sol, del olor de una flor, o de  al travesura de un niño nos ayudará a  contemplar la vida desde otro óptica.

10) Aprenda a amar y amarse, a aceptase y a aceptar a otros cada día un poco más. No olvidemos que vivimos con “nosotros mismos”. No podemos rechazar nuestra propia carne, nuestra propia persona. Necesitamos vivir  en paz. Muchos de los problemas psicofísicos tiene una raíz de amargura o de no aceptación personal. Dese el placer de  regalarse algo. Usted vale la pena. Sáquele el jugo al dos mil quince.

 

 

 

 

 


Deja un comentario >

Vivir jubilosamente

Cumplir sesenta y cinco años, no debe ser el final de una etapa, sino la continuación de una vida jubilosa

Jubilación y júbilo, dos palabras  latinas  con una misma raíz pero con connotaciones , en nuestras sociedad, muy dispares. Sinónimos de jubilación son: retiro, alejamiento, separación, destitución, baja, pensión, paga. Según el diccionario  jubilación quiere decir: acción y efecto de jubilar o jubilarse. Es decir un paso de un estado a otro,  un proceso dinámico. No es, antes trabajaba y ahora no trabajo, no es antes era útil y ahora soy inútil. No es “antes era válido y ahora….” La jubilación es un proceso, con una trayectoria, con una acción para continuar la vida en otra dinámica distinta, pero no con una connotación negativa.

Para muchos la jubilación es un paso hIMG_0434acia la inactividad. Hacia una falta de movimiento, que sin duda alguna, acabará con estancamiento, y de ahí, hacia alguna enfermedad. Muchas son las personas que dicen: se jubiló y empezó a cambiar su carácter, se retiró y empezó a tener todo tipo de enfermedades, etc.

Sería interesante, cara a la salud física y mental, no dejar de estar activo. Eso, sí, no trabajar al ritmo de una actividad laboral ( el cuerpo ya no está para ello), pero sí  estar ocupado en distintas actividades (deporte, trabajos manuales, grupos sociales, trabajos de campo),etc.

Veamos la palabra : júbilo. Palabra  que tiene ver con “viva alegría, y especialmente la que se manifiesta con signos exteriores”.

Podríamos decir que lo ideal,  cosa que no significa “inalcanzable”, sería vivir una jubilación con júbilo, con alegría, con dinamismo, con optimismos. Eso sí, dentro de una realidad objetiva personal de limitaciones características de la edad.

No olvidemos que la inactividad es un caldo de cultivo para las enfermedades. Un cuerpo que no se mueve es un cuerpo que no responde ante las demandas, ya sean físicas o psíquicas.  Vivir con júbilo es vivir con expectativas positivas de futuro, con esperanza, con ilusión, con ganas de continuar  con  la vida. Las personas jubiladas disponen de más tiempo libre. Un tiempo que , de no tener responsabilidades o compromisos, puede volverse contra sí mismo.

Formar parte de grupo social es vital para las personas jubiladas. Todos tenemos nuestros días, unos mejores, otro peores. Por ello e vital sentirse apoyado, sentirse útil, sentirse amado y amar. Son necesidades básicas para el desarrollo de  la vida. Recordemos que la alegría, el optimismo, el júbilo, activa mecanismos neurológicos y endocrinos que provocan un aumento de endorfinas, sustancias que mejoran el estado de ánimo y nos ayudan a estar mejor físicamente.

Tenga una vida jubilosa.


 


Deja un comentario >

Los cambios de temperatura y ambientales influyen en el organismo

 

“Con esta humedad me duelen más los huesos”, “ le dio un viento en la cara y se le ha quedado torcida”, “tuvo frío en la vejiga y desde entonces se encuentra mal”, etc… podemos oír  frases como estas con frecuencia en “radio-calle”. Cada uno de ellas hace referencia a la influencia del clima sobre el cuerpo. Dentro del ámbito de la salud y de la medicina hay diferentes criterios sobre  el tema, uno dicen que no tiene nada que ver, otros que sí. Pero… pregunten a los que han sido operados o sufren problemas articulares. Se resienten de las cicatrices y aumentan las molestias.

Los chinos, con una antigüedad mayor, ya hacían referencia a la influenfluffy_cloud_text_11026cia del clima. Ellos les denominan las energía perversas externas. Clasificándolas en

: viento, calor de verano, calor, frío, humedad y sequedad.

¿Ha comprobado que usted se encuentra mejor en ciertos ambientes? ¿Se ha ido a la montaña y ha experimentado una alivio de sus síntomas? Sin duda alguna el clima  y el ambiente influyen en nuestro organismo.

Ahora bien, ¿por qué a unos les influye y a otros no?

Tanto el enfoque naturista, desde la época griega, como los chinos y otras culturas antiguas tenían muy en cuenta lo que ellos denominaban “el terreno”. Hacían referencia al estado de nuestro cuerpo, de cómo nos encontramos, de cómo nos sentimos, de cómo vivimos. Si el terreno está bien puede combatir los cambios climatológicos. Ellos diferenciaban entre tres tipos de energía: energía perversas externas ( climatológicas), energía perversas internas ( las alteraciones psico-emocionales) y las energía no externa, no internas ( accidentes, hábitos de vida, alimentación, etc)

Lo cual quiere decir que si nuestro organismo está bien equilibrado tendrá la fuerza necesaria para combatir agentes externos que puedan afectar.

En la práctica se ve bastante claro. Después de una semana de trabajo intenso o después de alguna preocupación que ronda por nuestra cabecita, puede aparecer  catarros, infecciones, trastornos digestivos, etc.

Otros aquejan dolor de cabeza cuando se manifiestan vientos.

Los cambios de temperatura, salir a la calle con frío, entrar en casa con calefacción, destaparse durante la noche, tener los pies húmedos o mojados, salir a la calle con el pelo recién lavado y sentir el viento en la cabeza, etc, son situaciones que pueden afectar nuestra salud.

A veces es imposible luchar contra esos factores externos, pero sí podemos hacer algo para que nos afecten menos, recurrir a los remedios naturales que potencian nuestro organismo y las actitudes que nos ayudan a enfrentarnos a los cambios. Lo veremos en otros artículos.