Blog de Antonio Gutiérrez

La vida es movimiento, el movimiento es vida


Deja un comentario >

equlibrio

Transcribo en este artículo, un resumen de lo que se ha publicado sobre un curso que se impartió en Harvard,titulado “Mayor Felicidad”

Es el curso que ha tenido más éxito dictado por Tal Ben Shashar, despertando más interés que el de economía. Este curso atrae a 1400 alumnos por semestre y el 20% de los graduados de Harvard toman este curso electivo ¿Por qué? Quizás porque este curso, basado en las últimas investigaciones de psicología positiva, les hace cuestionar creencias y supuestos arraigados en nuestra sociedad.
“La vida es similar a una empresa. Una empresa tiene ganancias, costos y tendrá utilidad en la medida en que sus ganancias sean mayores que sus costos. En la vida diaria, nuestros costos son nuestras emociones y pensamientos negativos, y nuestras ganancias, nuestros pensamientos y emociones positivas. Si tenemos en balance más pensamientos y emociones positivas en nuestra vida, la empresa de nuestra vida está logrando utilidades. Una persona con una depresión prolongada, sería como una empresa quebrada.

Analice cómo está su vida en cuanto a las utilidades de felicidad, ¿Está en positivo o está en rojo?

¿Cómo lograr tener un saldo positivo en cuanto a felicidad?
13 Consejos Clave o tips para mejorar la calidad de nuestro estado personal y que contribuyen a la generación de una vida positiva.

1. Practica algún ejercicio
Practica algún ejercicio: Caminar, correr, natación, gimnasia, estiramientos, yoga, etc.). Los expertos aseguran que hacer ejercicio es igual de bueno que tomar un antidepresivo para mejorar el ánimo, 30 minutos de ejercicio es el mejor antídoto contra la tristeza y el estrés.

2. Desayuna: Algunas personas se saltan el desayuno porque no tienen tiempo o porque no quieren engordar. Estudios demuestran que desayunar te ayuda a tener energía, pensar y desempeñar exitosamente tus actividades

3. Agradece a la vida todo lo bueno que tienes. Una actitud de agradecimiento nos ayuda a recuperarnos ante en caso de enfermedades y ademas refuerza nuestra salud.

4. Sé asertivo: pide lo que quieras y di lo que piensas. Está demostrado que ser asertivo ayuda a mejorar tu autoestima. Ser dejado y aguantar en silencio todo lo que te digan y hagan, genera tristeza y desesperanza.

5. Gasta tu dinero en EXPERIENCIAS no en cosas: Un estudio descubrió que el 75% de personas se sentían más felices cuando invertían su dinero en viajes, cursos y clases; mientras que sólo el 34% dijo sentirse más feliz cuando compraba cosas.

6. Enfrenta tus retos: No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy. Estudios demuestran que cuanto más postergas algo que sabes que tienes que hacer, más ansiedad y tensión generas. Escribe pequeñas listas semanales de tareas a cumplir y cúmplelas.

7. Pega recuerdos bonitos, frases y fotos de tus seres queridos por todos ladosLlena tu refrigerador, tu computadora, tu escritorio, tu cuarto. tu vida de recuerdos bonitos.

8. Siempre saluda y sé amable con otras personas: Más de cien investigaciones afirman que sólo sonreír cambia el estado de ánimo

9. Usa zapatos que te queden cómodos: Si te duelen los pies te pones de malas asegura el Dr. Keinth Wapner, Presidente de la Asociación Americana de Ortopedia.

10. Cuida tu postura: Caminar derecho con los hombros ligeramente hacia atrás y la vista hacia enfrente ayuda a mantener un buen estado de ánimo.
11. Escucha música: Está comprobado que escuchar música te despierta deseos de cantar y bailar, esto te va a alegrar la vida.

12. Come sano. Lo que comes tiene un impacto importante en tu estado de ánimo. Comer algo ligero cada 3-4 horas mantiene los niveles de glucosa estables, no te saltes comidas.Evita el exceso de harinas blancas y el azúcar. Come de todo. Varía tus alimentos.

13. Cuida tu imagen. Arréglate y siéntete atractivo(a). El 41% de la gente dice que se sienten más felices cuando piensan que se ven bien. !Ponte guapo(a)!

 “Hagamos un esfuerzo por lograr un balance en azul en nuestra cuenta de felicidad. No solo nuestro cuerpo nos lo va a agradece”.

Recuerda que:  La buena vibración  trae salud, pero al estar más positivos atraeremos también mayor bienestar a nuestras vidas”

Ser feliz, es al final, la construcción de un gran fondo de ahorro de
experiencias significativas, pobre de aquel que guarda lo que posee en donde se corre el riesgo de perderlo todo. ¿O no?.

Quizás es porque usted permite que tan solo un árbol tape el bosque de oportunidades. Simplifíquese… el mundo no está en su contra
Los que nos rodeannos quieren… cada quien a su modo

El orgullo no es un buena guía.

En la Universidad de Harvard no  enseñan a ser feliz, allí tan solo intentan que sepamos como podríamos obtener Mayor felicidad

Psicología Positiva. La psicología positiva es una rama de la psicología que busca comprender, a través de la investigación científica, los procesos que subyacen a las cualidades y emociones positivas del ser humano. El objeto de este interés es aportar nuevos conocimientos acerca de la psique humana no sólo para ayudar a resolver los problemas de salud mental que adolecen a los individuos, sino también para alcanzar mejor calidad de vida y bienestar, todo ello sin apartarse nunca de la más rigurosa metodología científica propia de toda ciencia de la salud

La psicología positiva estudia las bases del bienestar psicológico y de la felicidad así como de las fortalezas y virtudes humanas. Tradicionalmente la ciencia psicológica ha dedicado mucho esfuerzo a estudiar los aspectos negativos y patológicos del ser humano (ansiedad, estrés, depresión, etc), dejando de lado a menudo el estudio de aspectos más positivos como, por ejemplo, la creatividad, la inteligencia emocional, el humor, la sabiduría, la felicidad, la resiliencia, etc. Este enfoque es denominado también por algunos autores como salugénico

Se pueden encontrar antecedentes de la psicología positiva en filósofos como Aristóteles, que dedicó parte de sus escritos a la eudaimonia (término griego habitualmente traducido como felicidad), pero también en  psicólogos como Abraham Maslow o Carl Rogers, pertenecientes a la corriente llamada psicología humanista


Deja un comentario >

Pensar antes de hablar

“Si lo sé me hubiera callado”, “no pensé lo que estaba diciendo”, “estaba tan enfadado que no medí mis palabras”… frases en boca de aquellos que se dieron cuenta más tarde de lo que habían dicho o hecho.

¡Y es que diez segundos pueden bastar para tomar consciencia! Diez segundos pueden evitar una discusión, una acción inadecuada, una respuesta inapropiada. La asertividad tiene que ver también con esos “diez segundos”. La capacidad o habilidad de poder expresar, sin ofender, sin dañar a otros. Saber cuándo, cómo, con quién, o dónde hablar, forma parte de la inteligencia emocional.  Este vídeo de menos de tres minutos te ayudará a tomar más conciencia ( darte cuenta), para luego pasar a la acción (tener en cuenta).  http://youtu.be/y-jaq5OZpjk


Deja un comentario

Disfrutar las cosas pequeñas

ImagenMuchas personas caminan por la vida sin un fin concreto por el que valga la pena vivir.  Van de un lugar a otro, según sopla el viento, según el capricho de las modas, gobernados por el deseo de la apariencia y del que dirán.

Su ideal de felicidad se limita al tener, exhibir lo  que se tiene y aparentar que se posee todavía más.

 – ¡Cuánto más  tenga más feliz seré!-  Un pensamiento común  en aquellos que creen que el poseer les da la felicidad. Su  objetivo es satisfacer todas sus necesidades personales, la mayoría de ellas superfluas, sin valor, sin significado duradero.  Pensando en lo que podrían tener se olvidan de lo que tienen. 

 Seamos sinceros. Lo verdaderamente importante, las cosas realmente necesarias son muy pocas. Nuestra escala de valores está invertida. Damos prioridad a lo que no es vital para nuestra existencia. Dejamos a un lado las cosas pequeñas. nos hemos insensibilizado  a la belleza y  valor de los detalles cotidianos. Hemos puesto una callosidad en nuestro corazón y un caparazón en nuestra personalidad. Una conducta que nos aísla, nos encierra, nos limita y nos convierte en personas egoístas.

 Preparar el camino para la entrega y ponerle  alas a la nobleza en beneficio de la sociedad que nos rodea, es ir más allá de nosotros mismos. Cuando vivimos las cosas pequeñas con intensidad  las transformamos en auténticos valores humanos que no perecerán. 

Reflexionemos sobre el escrito de Phil Bosmans en su Canto a las cosas sencillas de cada día. 

” Redescubre las cosas normales,

el  encanto sencillo de la amistad,

la flores para un enfermo,

una puerta abierta,

una mesa acogedora,

un apretón de manos,

una sonrisa, un silencio en una iglesia,

el silencio de un niño,

una flor que se abre,

un pájaro que canta,

una hilera de álamos, un riachuelo, una montaña…

 

La vida se vuelve una fiesta cuando sabes  disfrutar de las cosas normales de cada día”


2 comentarios >

 En una ocasión escuché una frase que me hizo despertar: “La vida consiste en relaciones, lo demás son detalles”

Compartir

 Cuando pienso en relaciones viene a mi mente un elemento conocido de nuestro cuerpo: Los ligamentos. Sin ellos sería muy difícil caminar, avanzar, actuar. Podemos tener buenas articulaciones, buen estado muscular  y sin embargo tener los ligamentos débiles. Ligar es su función, además de fijar límites y ayudar a la estabilización en caso de ciertos movimientos inadecuados. En ocasiones, por tener una debilidad ligamentaria podemos, con una sola pisada en una insignificante piedrecita o un desnivel inesperado, doblar nuestro tobillo. ¡ Cosas que pasan en la vida!

Una buena sujeción articular va “ligada” a un buen estado ligamentario. La articulación, se “articula” en relación al buen estado de sus elementos (ligamentos, huesos, cápsulas, discos, cartílagos, líquidos sinovial). Un fantástico ejemplo de lo bueno que son unas relaciones adecuadas: Nos ayuda a caminar por la vida

Desde mi percepción y observación como coach he ido desarrollando de forma sencilla y práctica un pequeño menú para estrechar relaciones. Lo que conduce sin duda alguna a un mejor ambiente, mejor salud, mejor calidad de vida, mejores relaciones.

 

He aquí  algunos  condimentos para potenciar unas buenas relaciones:

•          Tres tazas de agradecimiento por la vida y por los que nos rodean. La queja tensa, debilita y limita.

•          Cinco tazas de perdón. Cuando no perdonamos nos convertimos en esclavos, atados y dependientes.

•          Seis tazas de humildad. Por cierto, un pensamiento acerca del orgullo, uno de los elementos que rompen las relaciones: “Nadie se ha muerto de una indigestión de orgullo

•          Dos cucharadas soperas de comprensión y empatía. Ponernos en lugar del otro nos ayuda a entenderlo

•          Cinco cucharadas de fe, de confianza. Ver más allá de las circunstancias, creer en lo que aún no ven nuestros ojos físicos. Creer en el potencial del ser  humano

•          Dos cucharadas de esfuerzo, constancia y tenacidad. Los resultados son fruto del trabajo, de la acción, de la actividad.

•          Añadir  siete vitaminas  Cariñomina, amormina, pacienciamina, coachingmina, comprensionmina, cariñomina, esperanzamina

•          Todo aderezado con amor, acciones de servicio, de ayuda y de acompañamiento.

Mezclar todos los elementos en un ambiente de cortesía, respeto y educación

Tomar un plato de estos “alimentos”, varias veces al día y si hiciera falta repetir. Algunos necesitan comer más.


Deja un comentario

Los ladrones de la salud

Los ladrones de la salud

Actitudes, conductas y hábitos que nos roban la salud y los valores

Cuando se habla sobre algún tema que tiene que ver con la salud casi siempre se hace referencia a la vida sana, una buena alimentación, ejercicio, descanso, etc.. y todo ello es cierto, la salud tiene que ver con todas esas áreas de nuestra vida. Pero, con mucha frecuencia se deja de lado otros elementos que son tan importantes como los anteriores para mantener una buena calidad de vida. Personalmente les llamo “los ladrones de la salud”.
Algunos no tienen presencia física, ni tampoco se puede dialogar con ellos, pero son reales, están ahí muy cerca de nosotros, todos los días. Desde que nos levantamos interrumpen en nuestra vida haciéndonos, si les dejamos , perder el equilibrio, perder los valores, la armonía interior, tanto física, psíquica como emocional.
Muchas veces no son perceptibles, como un ladrón entra en nuestra casa, incluso estando dormidos, sustrayendo elementos de valor. Así estos “ladrones de la salud” van, a través de los años, quitándonos valores cuya carencia nos conducirá a la disfunción o a la enfermedad y a romper o hacer menguar nuestras relaciones personales.

Algunos ladrones internos

  • El tiempo perdido: Pareciera que el tiempo se nos va. Cada vez pasa más rápido. ¿Qué hemos hecho durante este año? ¿Se ha aprovechado? ¿Lo he perdido? ¿he aprendido algo? ¿he formado hábitos para mejorar mi salud? No es el tiempo que tenemos sino qué hacemos con ese tiempo.
  • La prisa: Abriendo un poco los ojos podemos observar como la prisa y la impaciencia han hecho mella en la sociedad de hoy, vamos acelerados, queremos obtenerlo todo de forma instantánea, incluido la salud.
  • La posesión: Damos más importancia a lo que tenemos que a lo que somos. Valoramos la vida en relación a las pertenencias. Los valores humanos se deterioran cuando se basan en el materialismo.
  • La presión de las masas: Es importante no perder la identidad personal. Nuestra convicciones ( cambiarlas cuando estamos equivocados) , nuestros valores, nuestra cultura. No se trata de hacer todo lo que los demás hagan. La frase “ ¿Dónde va la gente? Donde va Vicente”, refleja el mover general. Nos sentiremos mejor si mantenemos nuestra identidad. Ciertos actos pueden convertirse en un mover de masas, actuando por compromisos sociales y familiares en los que el centro no es la persona sino el acto social.
  • Recuerdos del pasado: cuando basamos nuestra vida en lo que fue y en lo que podía haber sido nos olvidamos del presente. Hay personas que están atadas a lo que ocurrió ayer, tienen miedo a lo que ocurrirá en un futuro y no disfruta el presente
  • Los comportamientos compulsivos. Algunas fechas del calendario favorecen este tipo de comportamientos. El vacío, la frustración, la impotencia o el dolor puede conducirnos a acciones que intenten llenar al corazón triste: compras, comida, abuso de estimulantes (alcohol).
  • El que dirán: Un ladrón que entra en muchas vidas. Estamos atados a los comentarios de otros, a las posibles críticas, acerca de nosotros y de nuestra vida. Muchas compras se hacen teniendo en cuenta la imagen. Nos preocupa, (no a todos por supuesto), lo que los demás opinan de nosotros.
  • Bulimia “alimentaria” : Comer por comer. La mesa está llena. Un plato sucede a otro. Necesidad de comer por ansiedad. Llenar un vacío emocional a través de la comida. Comer por placer porque no hay otro placeres sanos ¿Habrá otros placeres en la vida?
  • La soledad: Podemos estar rodeados de muchas personas, sin embargo sentirnos solos. No permitamos que la soledad (no deseada) nos conduzca al aislamiento y poco a poco al deterioro social.
  • La incomunicación. En una sociedad en la que predomina la tecnología y también llamada la era de la comunicación, cada vez estamos más incomunicados. Las relaciones humanas, afectivas, cordiales, saludables, etc…, han sido sustituidas, perdiendo el trato cálido, el tacto y la voz.

Podría seguir escribiendo, pero mi intención no es que que leas, sino que reflexiones, ¡sí quieres, por supuesto!Reflexiones acerca de los hurtos o robos que haya podido haber en tu corazón, en tu hogar, en tu familia, en tu trabajo. Quizás algunos “objetos o valores” pudieran ser restaurados. ¿Por qué no te sientas, tomas un papel y bolígrafo y haces un “inventario” de lo que te falta?