Blog de Antonio Gutiérrez

La vida es movimiento, el movimiento es vida


Deja un comentario >

¿CÓMO MANEJAR LAS SIETE SITUACIONES MÁS IRRITANTES DE LAS VACACIONEShot_summer_sun_800_8704?

  • Evita que se acumulen los malos entendidos con la familia política y no te vayas a la cama sin hablar las cosas. Lo mejor para que las gotas nunca llenen el vaso del todo es vaciarlo con cierta frecuencia.
  • Enfadarse ante un overbooking o error en la reserva es una respuesta adaptativa y sana. Expresemos nuestros sentimientos para que la ira reprimida no se quede dentro.

Madrid,  21 de julio de 2014.- TISOC Coaching,  la escuela europea líder en coaching en español, ha hecho público  un recetario para superar con éxito las siete situaciones más irritantes de las vacaciones de verano. Atascos, overbookings, playas atestadas… los expertos de la Escuela apuntan a que salir de la rutina en vacaciones puede llevarnos a estados emocionales muy poco saludables. Antonio Gutiérrez, Coach de Salud de TISOC, opina: “Si eres de los que se altera con facilidad te invito a que reflexiones si realmente vale la pena. La ira tiene consecuencias negativas que pueden ir desde estropearnos el día a auténticas lesiones en el corazón. Y en todos los casos el gran perjudicado por nuestra ira somos nosotros mismos”.

Antonio Gutierrez reflexiona sobre situaciones cotidianas en vacaciones y apunta a una serie de claves que nos servirán para aceptar nuestra ira y gestionarla sin que nos desborde y arruine nuestras vacaciones.

GESTIONANDO LA IRA EN LAS SIETE SITUACIONES MÁS IRRITANTES DE LAS VACACIONES

  1. Atasco en la nacional. ¿Realmente puedes hacer tú algo para que el atasco monumental en el que estás desaparezca? Ambos sabemos que la respuesta es no. Así que procura reservar tu subidón de adrenalina para otro momento en el que sea más útil. Especular con lo que hubiera sucedido si hubieras llegado a tu destino en hora es un pensamiento estéril que solo servirá para enfurecerte. No te regodees en el.
  2. De vacaciones con mi familia política. Evita que se acumulen los malos entendidos y no te vayas a la cama sin hablar las cosas. Lo mejor para que las gotas nunca llenen el vaso del todo es vaciarlo con cierta frecuencia. Y cuando hables con ellos, céntrate en lo sucedido recientemente. No vale remontarse al pasado remoto. Lo que pasó, pasó, no le des más vueltas.
  3. 24 horas al día al lado de mi pareja. Antes de entrar en cólera por un comentario incisivo de tu pareja practica la Técnica del Tres, que consiste básicamente en formularse tres preguntas: ¿quién es mi pareja?, ¿cómo está en este momento? ¿cómo estoy yo ahora? Esta sencilla técnica nos ayudará a analizar la situación con algo de distancia y a no precipitarnos.
  4.  Playas y restaurantes hasta la bandera. Seamos honestos, tú ya sabías que ibas a encontrarte con esto en agosto así que enfréntate a tu actitud airada. No justifiques tu ira e intenta disciplinar tu mente antes del próximo exabrupto.
  5. Niños desbocados. Las travesuras y salidas de tono de nuestros hijos pueden hacernos perder la paciencia cuando estamos junto a ellos durante todo el día. Cuando la bilis nos suba a la boca recordemos que los niños se comportan como niños. Ni más ni menos. Además en muchos casos nuestras acciones iracundas se proyectan sobre personas que poco tienen que ver con nuestro ánimo, sobre los más débiles. Procuremos tomar conciencia de la ira desplazada para que nuestros niños no sean los perjudicados.
  6. Overbookings y errores en nuestras reservas. Estar airados ante un imprevisto de estas características es una respuesta adaptativa y sana. Expresemos nuestros sentimientos para que la ira reprimida no se quede dentro. Gestionar la ira es un concepto muy distinto de reprimirla. Lo primero implica reconocer, aceptar la ira y buscar nuevos modos de expresarla. Lo segundo suponer almacenar material tóxico en nuestro interior, sin tenerlo identificado ni trabajarlo de ningún modo.
  7. Precios duplicados por temporada alta. Probablemente sueñes con cogerte vacaciones en octubre, cuando la playa está desierta y hay jugosas ofertas para viajar. Pero has optado por agosto, en plena temporada alta, porque las circunstancias personales y profesionales obligan. Hazte un favor, deja de quejarte e incide en lo positivo. Las vacaciones son un auténtico lujo que no todo el mundo puede disfrutar.

 


Deja un comentario >

Psicología y salud

Verano , relaciones y aficiones

 El verano ya llegó, con todo su esplendor, fuerza y energía. Un tiempo  ideal para realizar ciertas actividades que van a redundar en nuestra salud, tanto física como mental. Y es que el hombre ( como todos los otros seres) forma parte de la naturaleza y como tal está condicionado e influenciado por los cambios estacionales. Lo podemos comprobar en las frases que se suelen oír en cada época: “ A mí el verano me pone las pilas, me da fuerzas, me da alegría”, otras, “ cuando llega el verano me siento más cansada”. Según sea nuestra tipología , carácter y estado de salud, así será nuestra respuesta ante  la  estación del año. Si la primavera es tiempo de “brote”, el verano es tiempo de “máxima expresión de energía”. El sol así lo muestra. Nuestro estado de ánimo, en general, es mejor con la luz. Recordemos que  en aquellos países en que hay falta de sol ( Suecia, Finlandia) existe un mayor índice de personas que sufren depresión.

La luz del verano  y la frescura (a la sombra) del atardecer nos invita a permanecer más tiempo con amigos, tertulias, conversaciones en plena calle, terraza, montaña o playa. El invierno es de recogimiento y el verano de expansión. Hablamos más, conocemos gente nueva. El verano es un tiempo ideal para  iniciar nuevos hábitos. Las vacaciones también invitan a leer, pasear sin prisas y a disfrutar. Las aficiones al aire libre, no sólo benefician nuestro cuerpo sino también estimulan el intercambio de neurotransmisores, lo que se traduce por un mejor estado de ánimo. Cierto es que a algunos les sienta un poco mal el verano: a los que padecen hipotensión y los que tiene ciertos problemas circulatorios ( varices, cardiopatas). Aprovechemos la fuerza del verano para motivarnos, planificar juntos, reunirnos, relajarnos y tomar energía y vitalidad de esa época del año para, luego en otoño, tener reservas. Propongámonos  nuevos hábitos en  la época veraniega. Levantarse antes (si no se ha pasado una noche en vela o de fiesta), nos hace aprovechar el día, nos aumenta el optimismo, nos despeja la mente, la visión de las cosas puede cambiar y el ánimo mejorar. Aprovechemos pues los días veraniegos.


Deja un comentario >

Soluciones  para el cansancio de piernas

hot_summer_sun_800_8704Las temperaturas elevadas provocan en el cuerpo ciertas reacciones, algunas deseadas otras no. El calor trae consigo dilatación. Esto es lo que produce, entre otras causas, el cansancio de piernas. Es frecuente escuchar en estos días las siguientes frases: “me hierven los pies”, “siento las piernas cansadas”, “las tengo pesadas”, “me han salido salpullidos en la piernas”,etc.

Las venas están formadas por diferentes capas y válvulas. Una de ellas es semejante  al tejido muscular, con capacidad de contracción, pero a su vez también con capacidad de relajación, lo que produce el que la sangre venosa pueda retornar hacia el corazón. El exceso de calor, ya sea por el verano o por trabajar en lugares con temperaturas altas, produce la dilatación de las paredes de las venas, lo que a su vez enlentece la circulación venosa, presentando una congestión, especialmente en las extremidades. Utilizando  el símil con el tráfico, nos  encontraremos ante atascos que producirán embotellamiento, todo irá más lento. El exceso de dilatación producirá a su vez la aparición de varices. La insuficiencia de la circulación venosa producirá a su vez de varices (dilatación de las venas) y varículas (pequeñas dilataciones venosas). Se acompañan frecuentemente de pesadez en extremidades inferiores, hinchazón y cansancio.

Mejorar la circulación venosa.

  1. Pasee sobre la arena y en lugar en donde haya pequeñas piedras.
  2. Duchas de agua fría, paseos por la orilla del mar.
  3. No permanecer de pie o sentado largos períodos de tiempo.
  4. Mover los pies cuando esté de pie o sentado.
  5. Durante el trabajo o los viajes, levantarse del asiento frecuentemente, dar paseos.
  6. Dentro de un barreño ponga canicas de cristal y agua fría , introduzca los pies y presiones sobre las canicas durante 10  minutos diarios.
  7. Para aliviar las molestias en las piernas, túmbese con las piernas elevadas.
  8. Además de los remedios posturales: hidrate bien la piel, evite el sol y las duchas calientes; dúchese con agua fría; evite el exceso de peso; utilice vendas elásticas.
  9. Masaje sus piernas lentamente con pomadas o cremas que contengan alguna de las siguientes plantas: ciprés, castaño de indias,hamamelis, ruscus, etc..
  10. Las fricciones con esencia de menta son muy agradable y producen un gran alivio y sensación de frescor.
  11. Aplíquese vendas empapadas en  arcilla y envuelve ambas piernas.

Como el lector habrá podido observar son muchas las técnicas que se pueden  aplicar para mejorar la circulación venosa. No es necesario aplicarlas todas, cosa difícil, ya que requería mucho tiempo de dedicación y se nos iría el tiempo de  vacaciones.  Utilice varias  y usted mismo compruebe su eficacia.